PASARON LAS PASO (1)

by | Ago 14, 2017 | Temas políticos | 0 comments

Más allá del juego fácil del título (me estoy contagiando de los periodistas deportivos), creo que hay temas importantes para plantear.

Desde el comienzo, el target de este blog no fue escribir para el 25 o 30% de peronistas que siempre vota al peronismo, tampoco para la proporción equivalente que nunca lo vota, y que ya he descrito en alguna entrada previa, sino para el 40 o 50% restante que no tiene definido su voto, y que va y viene. Está claro que escribo como peronista, lo que supone una definición político económica y una forma de comprender la realidad, pero no quiero hacer proselitismo, no me interesa. Esto también hace a la intermitencia de mis entradas, ya que este sector, fundamentalmente clase media urbana, no es afecto a leer temas políticos, y se suele manejar -o ser manejado- por lo que dicen y muestran los medios, y ahora las redes, en las que es tan difícil encontrar información confiable, y no intencionalmente sesgada.

Lo primero que se me ocurre plantear es la simplificación de la política que significa el creer que es un hecho solo electoral. Este electoralismo es un problema grave, tanto para la gente de a pie, como para quienes ejercen la política. En efecto, si se piensa que hacer política es solo conseguir votos, se va a trabajar únicamente para eso, lo que significa varias cosas: primero, solo son importantes los años impares, que son en los que se vota, pero en política, tal como aprendí -e hice parte de mi práctica- de Perón, hay que estar siempre trabajando -actuando, leyendo, escribiendo, hablando- para desarrollar proyectos válidos para la sociedad. En cuanto a la gente, también va a pensar que solo importan las épocas electorales, y no se va interesar en otras actividades. Por supuesto, esta mirada es claramente triunfalista, y deriva en una visión futbolera de la política, como si fuera un Boca-River, y no va a considerar como válidas actividades cualitativas, como charlar, agruparse, organizarse, lograr consensos.

En segundo lugar, y como parte del combo, aparece el pragmatismo -que existió siempre en alguna medida, pero que se exacerbó desde los ’90- que lleva a olvidarse de que en la base de la actuación política se encuentra la cosmovisión, la utopía, que guían las acciones y limitan las decisiones. Entonces, las encuestas se transforman en la referencia de la militancia (si es que se la puede llamar así), y definen el acercamiento al político que mida mejor, aunque sea Godzilla (el ejemplo es casual, por supuesto). Por lo tanto, el centro de la acción política será la rosca, el acompañamiento servil, que permitan seguir viviendo de esto, sin mucho compromiso con la sociedad.

El tercer punto que analizaré en esta entrada, y que es un  problema grave, no nuevo, ni solamente argentino: el rechazo de la política, y de los políticos. El que se “vayan todos” sigue vigente. En un posteo mío de ayer, una persona me decía la política le daba asco, que todos eran iguales, ladrones, que no creía en ninguno, y que esperaba que alguna vez esto pudiera cambiar, para poder creer en alguien. Mi comentario fue que de dónde iban a salir esos políticos distintos si la clase media argentina rechaza la actividad política, que no es lo mismo que rechazar a los corruptos.

Necesitamos que la gente participe de otra manera en la sociedad, en sus organizaciones, que lea, que comprenda, que no crea todo lo que le dicen los medios -de un lado o del otro-, que se reúna, que construya consensos, o disensos, con otras personas, sobre todo en sus ámbitos de vida, de trabajo, de esparcimiento. Sin eso, será imposible cambiar esta realidad de la que se queja esta gran parte de la clase media urbana.

 

0 Comments

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

ADOLFO ARIZA

ADOLFO ARIZA

Autor del Blog

¿Querés suscribirte al blog?

Sólo necesitás indicar tu e -mail y te enviaré mis posts, cada vez que publique uno nuevo.

Share This