SABIDURÍA Y ESPIRITUALIDAD CELTA

SABIDURÍA Y ESPIRITUALIDAD CELTA

 

Encontré en la Rumbos del Domingo esta nota de Cristina Bajo en la sección que indico abajo. Hace rato que tenía en mente escribir o compartir sobre otros temas que no fueran políticos, pero empecé a hacer política a los 18 años, así que es muy fuerte para mí.

Soy Profesor de Lengua, y aprendí a leer antes de comenzar la Escuela, porque mi papá se cansó de leerme historietas, y me enseñó. Por lo tanto, leo a Cristina Bajo en sus variopintas y bellas notas.

Desde hace bastante trato de profundizar en caminos de espiritualidad, como el Reiki, y esta nota me pareció interesante y llamativa, en su sentido amplio.

La comparto con ustedes.

BAJO RELIEVE

El libro de la armonía

POR CRISTINA BAJO

Desde que era joven me atrajeron los libros de sabiduría de los diferentes pueblos que componen nuestro mundo, tanto que fui formando, a través de los años, una pequeña biblioteca de textos de espiritualidad. Entre ellos está El libro tibetano de los Muertos, las poesías de San Juan de la Cruz y el Anam Cara, de los celtas.

En las crónicas de las naciones clásicas, durante los 5000 años previos a la Era Cristiana, hay frecuentes referencias a esta nación que ocupaba una posición influyente en la Tierra Incógnita de la Europa Central. Los griegos los llamaron hiperbóreos o celtas, término usado por primera vez por el geógrafo Hecateo, hacia el 500 a.C.

Los celtas nos legaron muchas cosas; su espiritualidad nos dejó leyendas, poesías y reflexiones donde asentaron “la sublime unidad de la vida y la experiencia”: no dividir lo que debe estar unido, aceptar la duplicidad de lo visible y lo invisible, de lo divino y de lo humano.

Entre sus textos estaba el Anam Cara, en el que desarrollaron las ideas sustentadas en las leyes de la armonía: Anam significa alma y Cara, amigo. Anam Cara es el amigo espiritual a quien podemos revelar todos nuestros secretos.

Cuando se tenía un anam cara, esa amistad unía a estas personas más allá de la vida y la muerte, con un significado tan profundo que abarcaba la armonía con uno mismo: amar lo que uno es, amar lo que hacernos y nuestra existencia, y aceptar la muerte como una etapa más.

Por ser un pueblo amante de la naturaleza, ésta era una presencia que los alimentaba, acompañaba y contenía: en ella echaban raíces, en ella reposaban. Sus dioses se desplazaban alrededor de los surgentes y los ríos significaban la fertilidad-, y de las grutas -que representaban lo secreto y lo mágico-.

Para los celtas, el· Anam Cara era un amigo espiritual con el que estamos unidos más allá de la vida y la muerte.

Una plegaria muy antigua, atribuida a San Patricio, dice:

Amanezco hoy por la fuerza del cielo y la luz del sol,

El resplandor de la luna,

el esplendor del fuego,

La velocidad del rayo,

la rapidez del viento,

La profundidad del mar,

la estabilidad de la tierra

Y la firmeza de la roca.

Amanezco hoy por la fuerza

secreta de Dios que me guía.

En el oeste de Irlanda abundan las historias de fantasmas, espíritus o hadas relacionados con ciertos sitios; para sus habitantes, estas leyendas eran -y son- reales: aún hoy se respetan los “campos de las hadas” y se evita que sean habitados.

Creían en la metamorfosis: el alma de una cosa, persona o animal no se limitaba una forma ni al tiem¬po presente; el espíritu es energía que no puede ser retenida. El mun¬do, de manera latente, es espiritual, y la fuerza de esta idea está en el poder de las palabras; creían que, a través baladas y hechizos, podían cambiar el destino pues no había murallas entre el espíritu, la carne y el hueso.

Su espiritualidad estaba en comunión con los sentidos. Su poesía nos transmite el sonido del viento, el sabor de los frutos del bosque, la frescura del agua, el poder de la convicción. Amaban ese mundo, iban y regresaban de él por puentes inexistentes para nosotros, pero que ellos recrean en sus “bendiciones”:

Oh Dios, bendice mi ojo y

 que mi ojo bendiga lo que ve.

Dame un corazón limpio y

que tu mirada no me pierda de vista,

Bendice a mis hijos y a mi esposa,

Y también al ganado

y a las mieses.

Nos legaron un mundo de espiritualidad y belleza al que, en medio de tanto materialismo, desearíamos regresar.

Sugerencias: 1) Conseguir Boudica, la reina guerrera, de Graham Webster; 2) Leer todos los días unas líneas del Anam Cara. •

RUMBOSl7

Rumbos #818

Del 26 de abril al 2 de mayo de 2019

ADOLFO ARIZA

ADOLFO ARIZA

Autor del Blog

¿Querés suscribirte al blog?

Sólo necesitás indicar tu e -mail y te enviaré mis posts, cada vez que publique uno nuevo.

PORTUGAL, EL MILAGRO DE CRECER GASTANDO EN LA GENTE

PORTUGAL, EL MILAGRO DE CRECER GASTANDO EN LA GENTE

 

Lo comparto porque me parece que es un buen ejemplo de que es mentira que el modelo “neoliberal” (porque de liberal tiene poco) es la única alternativa.

Publicado: 23 abr 2019 16:59 GMT

Luis Gonzalo Segura

Mientras el presidente del Gobierno de España, Pedro Sánchez, se dirigía en un debate televisivo a los ciudadanos españoles y les solicitaba el voto para poner remedio, entre otras cuestiones, al riesgo de pobreza que sufren 2,7 millones de niños, en Portugal se preparaban para los fastos del 45 aniversario de la Revolución de los Claveles (25 de abril). Y es que Portugal es el país de los milagros, del democrático y también del económico.

Porque mientras en España la crisis sigue mostrando su faz más despiadada, con crecimiento incluido de la extrema derecha, en Portugal casi todo son parabienes. El mundo mira sorprendido a Portugal, España la vigila con recelo. Los portugueses hicieron justo lo contrario que los españoles hace cuarenta y cinco años: caminaron hacia la democracia de la mano del pueblo mientras España lo hizo de la mano del sucesor del dictador: Juan Carlos I. Casi medio siglo después, han vuelto a darse la espalda: Portugal decidió caminar hacia la regeneración económica acompañada por lo social, España lo hizo con los hombres de negro. Con los banqueros, los políticos, los empresarios y los capitalistas austericidas que, curiosamente, han seguido enriqueciéndose con el empobrecimiento de la mayoría.

‘No’ al austericidio

Con la crisis económica, las tasas de desempleo se dispararon, los recortes salariales aumentaron y las partidas sociales fueron cercenadas salvajemente, pero Portugal dijo ‘no’. Lo que antes no pudo ni supo hacer Grecia, la pequeña pero digna Portugal sostuvo en 2015 su ‘no’ a la austeridad. Se eliminaron los recortes en salarios, pensiones o seguridad social e, incluso, se llegó más allá: se aumentó el salario mínimo y se devolvieron días de vacaciones que habían sido arrebatados durante la crisis. Y se incentivó a las empresas con ayudas al desarrollo, mejoras fiscales y financiación.

Los cuervos, de mal agüero, protestaron. Recelaron. La oposición y los acreedores se mostraron contrarios. Pero las empresas empezaron a ganar confianza, consiguiendo aumentar la producción y las exportaciones, y en 2018 Portugal registró el mayor crecimiento económico en los últimos diez años: el turismo ha vivido un boom, el desempleo se ha reducido a más de la mitad (del 16% en 2013 al 6,7% en 2018) y la inversión extranjera se ha elevado de forma exponencial.

El milagro ha sido producto de una alianza de izquierdas que incluye, ¡oh, sorpresa!, a los comunistas y a la Izquierda con mayúsculas. Una izquierda que va más allá de la socialdemocracia liberal que, situada en el centro o centro-izquierda, ha acaparado durante décadas en Portugal, España y gran parte de Europa a una gran mayoría del electorado progresista.

Los catalogados por muchos como ‘antisistema’, liderados por Antònio Costa, han reducido el déficit del 4,4% al 1% y se espera que en 2020 se consiga superávit por primera vez en un cuarto de siglo. ¿Cómo es posible que gastando más en la ciudadanía se deba cada vez menos? Reduciendo el gasto en infraestructuras y otros sectores. Reduciendo el gasto público lo más posible sin que ello suponga reducir el gasto en la ciudadanía. En lo social.

Con todo, Portugal todavía tiene muchos problemas. Los salarios siguen siendo muy bajos en relación con el resto de países europeos, la precariedad laboral es una epidemia y los sindicatos solicitan continuar con las mejoras laborales y aumentar el gasto social. Algo que el déficit heredado, esa gran carga que está asfixiando a muchos países y ciudadanos, lo impide. Una deuda que ya ha empezado a ser reducida porque Portugal ha devuelto al FMI por anticipado las cantidades prestadas y ha conseguido que el déficit fiscal haya pasado del 11% en 2010 al 0,5% en 2018 y la deuda haya bajado desde el 133% al 124% en el mismo período.

¿Milagro o confluencia de factores?

Sin embargo, muchos críticos no creen en los milagros. No son creyentes. Alegan que sin las reformas más duras emprendidas por Pedro Passos Coelho entre 2010 y 2015 sería imposible el milagro económico de Portugal. Durante ese período los recortes rebajaron los costes laborales unitarios, lo que ha sido fundamental para aumentar las exportaciones desde el 29% del PIB en 2010 al 43% en 2018. También esgrimen que habría sido imposible la recuperación sin el crecimiento económico de los dos grandes socios comerciales de Portugal: Alemania y España. Las exportaciones a los germanos suponen el 12% y los españoles el 21%, habiendo aumentado las ventas a España un 30% desde que comenzaron a rebajarse los costes salariales. No es un caso único, las exportaciones a Francia crecieron un 26%.

Y a todo lo anterior, los extranjeros. El turismo ha pasado de representar el 13% en 2010 a más del 17% en 2018, llegando a casi 13 millones de turistas el año pasado. Mientras, las visas a extranjeros a cambio de inversiones que superen el medio millón de euros han generado unos 3.400 millones de euros. No solo eso, sino que las ventajas fiscales para profesionales y jubilados han atraído a miles de extranjeros.

Por último, la agresiva política del Banco Central Europeo en la compra de bonos se esgrime como otro factor positivo externo a Portugal, dado que ha permitido reducir el esfuerzo fiscal de los portugueses en el pago de la deuda.

Es cierto que los factores externos han ayudado, y mucho, pero no lo es menos que, por ejemplo, España ha reducido su desempleo de forma considerable (del 25,73% en 2013 a 16,55% en 2018), pero ni mucho menos en los niveles de Portugal (para ser equiparable debería haber estado esa cifra en 2018 en el 10%). En Grecia, para más señas, el desempleo ha pasado del 27,5% en 2013 al 21,5% en 2017, un descenso muy insuficiente.

El gasto social no genera déficit

No se puede negar, pues, no al menos razonablemente, que el aumento del gasto social ha tenido una repercusión enormemente positiva en Portugal. Las políticas sociales, las políticas humanas, los gobiernos que priorizan a los ciudadanos son políticas y gobiernos de bienestar que en ningún caso son impedimento para controlar el déficit y crecer económicamente. Ni mucho menos la razón que lo condicione.

Sería bueno que España lo recordara en las elecciones que se celebran esta semana, para elegir la senda portuguesa y abandonar la castellana, y que Europa haga lo propio ante las previsiones para el futuro próximo que auguran reducción del crecimiento y la demanda. Más gasto social no genera más déficit, y no, no es un milagro, pero en los tiempos que corren lo parece.

 

https://actualidad.rt.com/

ADOLFO ARIZA

ADOLFO ARIZA

Autor del Blog

¿Querés suscribirte al blog?

Sólo necesitás indicar tu e -mail y te enviaré mis posts, cada vez que publique uno nuevo.

VAYAMOS VIENDO CÓMO LLEGAMOS A LAS ELECCIONES

VAYAMOS VIENDO CÓMO LLEGAMOS A LAS ELECCIONES

 

Ya superado el primer trimestre de este difícil 2019, se me ocurren algunas reflexiones, no novedosas, pero que creo que es de lo poco que se va perfilando.

Como siempre, el objetivo es proporcionar a quien me lea ayuda para tomar las decisiones que necesitamos en este año electoral, tan determinante para nuestra vida de argentinos.

EL GOBIERNO DE MACRI FRACASÓ, lo digo sin dudas, y seguro de que esto no se puede revertir, aunque intentará ser reelecto. Las últimas medidas como el congelamiento de precios (aunque no les guste, los Precios Cuidados o Esenciales, o el nombre que les den, son esto) son mínimas e ineficaces; han fracasado casi sin comenzar, como uno podía preverlo al conocerlas.

Esto en lo interno, pero afuera, pasa lo mismo o peor, sobre todo con el bombo que hicieron con nuestra vuelta al mundo y la confianza de los mercados externos y otros Gobiernos. Ayer a la mañana Infobae escribía: “El indicador de JP Morgan avanzó siete enteros para la Argentina, a 858 puntos básicos, la cifra más alta desde el 17 de junio de 2014 y, por lo tanto, el más alto desde que Mauricio Macri asumió la Presidencia.”

Por lo tanto, se hace necesario asumir esta realidad y empezar a pensar (los que no lo hayan hecho ya) en qué vamos a votar en octubre.

En realidad, deberíamos ponernos a pensar más en la política que en las elecciones porque podríamos llegar al cuarto oscuro a elegir entre opciones que no nos ayuden a salir de este descalabro (en verdad, pensaba que no iba a volver a vivir otra crisis más de este tipo) enorme que nos ha llenado de pobres, entre otras muchas calamidades.

El macrismo asumió como estrategia central para llegar –y mantenerse en el poder- presentar un relato de corrupción kirchnerista y, como contracara, de republicanismo virtuoso de su parte. Los Cuadernos de Centeno eran el megacarpetazo (http://www.miradasdesdemendoza.com.ar/2018/08/05/la-matrix-macrista-al-palo/) para terminar con el kirchnerismo. De allí se generaron noticias, arrepentidos y presos en forma preventiva (Doctrina Irurzun), en lo que los medios dieron en llamar “la ruta del dinero K”, en un proceso mediático judicial. Sin embargo, apareció el Juez Ramos Padilla y destapó una organización extorsiva de espionaje ilegal que involucra a figuras como Carrió, Bullrich, jueces, fiscales, periodistas, etc. Con todo esto, los Cuadernos de Centeno quedaron en stand by (aunque han aparecido nuevos aportes de este aficionado al espionaje) y nos encontramos con que la corrupción –incluido el Poder Judicial- está adentro del mismo Gobierno que se auto definió como adalid de la transparencia.

La metodología del “carpetazo” no es original del macrismo, pero éste la adoptó con fervor para tener recursos para presionar y extorsionar a quienes necesitó, o necesita.

En política hay un viejo adagio: Se conduce por corrupción, por represión, o por persuasión. Perón más de una vez defendió la virtuosidad de la última, pero hoy muchos Gobiernos y sectores políticos, como el macrismo, han elegido las dos primeras.

Lo he dicho muchas veces: la corrupción es transversal a la sociedad, antes y ahora, y hay que desarrollar una estrategia para erradicarla como política de Estado. Esto Gobierno no lo ha hecho y, además, está lleno de gente con causas judiciales empezando por el Presidente.

No sabemos cómo terminará esto porque el Gobierno hasta ahora tiene recursos para impedir que se apliquen las mismas medidas que aplicaron al kirchnerismo, pero lo real es que queda claro que la corrupción no sirve como medida para valorar (o desvalorizar) al kirchnerismo o al macrismo.

El sábado 20/3 en Podemos Hablar estaba la periodista Débora Plager (Intratables, Involucrados) que dijo que había que elegir entre corruptos e ineptos (versión actual de la antinomia planteada más arriba). Me cuesta creer que este planteo sea por ignorancia o ingenuidad, más bien esta fórmula devaluada es parte de la pobre estrategia electoral del macrismo, lleno hoy de manotazos a ciegas, que apelan a fórmulas viejas que le dieron resultados en el 2015.

Otra vieja treta: hoy Lilita Carrió dispara: Elisa Carrió: “Si gana Cristina se van todos los dólares, las inversiones y un tercio del país” (Perfil, 23/4/19).

Está bien, Lilita acostumbra lanzar bombas sin mayor filtro, pero esto es medio mucho: no se van a ir dólares, porque los que vinieron son prestados por el FMI, que es el mismo que se los vuelve a llevar, las inversiones no vinieron nunca, menos ahora, con el Gobierno de Macri, así que ¿de qué hecatombe habla?

Yo ya viví una campaña del miedo, la de Menem, en la época del “voto-cuota”, con que nos asustó, con éxito porque lo reelegimos.

Dos veces no caigo en la misma trampa.

Ayer me enteré del Plan V: los empresarios que invirtieron para que estuviera Macri, ante la caída de su imagen, han empezado a plantear que tiene que bajarse de la candidatura para que la candidata sea María Eugenia Vidal. También Lousteau le pidió a Lavagna que se pasara a Cambiemos, a lo que negó, como es obvio.

Si miramos el camino que están haciendo todos los Partidos hacia las PASO, vemos una mezcolanza de sectores, y personajes, viejos y nuevos, buenos, malos y regulares, hasta gente que ha estado siempre, y muchas veces se fue fracasad y rechazada.

Por lo tanto, hagamos al revés. Pensemos en términos políticos: qué quiero que haga el próximo Gobierno, y que ese sea el marco de referencia para los candidatos.

Hemos sido un país ejemplo de un sistema social con Educación y Salud gratuita, con desarrollo industrial, con una alta calidad de vida, no podemos renunciar a eso, tenemos que recuperarlo.

Organicémonos, aunque sea a través de las redes sociales, alrededor de propuestas políticas y candidatos que trabajen por nosotros.

Participemos en actividades políticas, veamos cómo se llega a las fórmulas y candidatos, y con qué propuestas.

TIENE QUE HABER 2019, O SEA UN GOBIERNO CON UN BUEN PROYECTO POLÍTICO PARA LA MAYORÍA DE LOS ARGENTINOS, QUE GANE EN PRIMERA VUELTA PORQUE DESPERTÓ EL CONSENSO SOCIAL, QUE PUEDA RENEGOCIAR LA DEUDA CON EL FMI, Y TODO LO QUE NECESITAMOS PARA VIVIR EN UNA ARGNTINA MEJOR.

ADOLFO ARIZA

ADOLFO ARIZA

Autor del Blog

¿Querés suscribirte al blog?

Sólo necesitás indicar tu e -mail y te enviaré mis posts, cada vez que publique uno nuevo.

HA RESUCITADO: LA BUENA NUEVA

HA RESUCITADO: LA BUENA NUEVA

 

Esto fue lo que hizo que millones de personas se volcaran al Cristianismo.

Podrían los Bárbaros arrasar ciudades, podrían las pestes matar a miles de personas, pero hay una Vida Eterna, la del Espíritu.

Marcos 16:6

Buscan a Jesús de Nazaret, el Crucificado: ha resucitado, no está aquí. Vean el lugar donde lo pusieron. Pero vayan a decir a sus discípulos y a Pedro que irá delante de ustedes a Galilea: allí lo verán, como se los dijo.

ADOLFO ARIZA

ADOLFO ARIZA

Autor del Blog

¿Querés suscribirte al blog?

Sólo necesitás indicar tu e -mail y te enviaré mis posts, cada vez que publique uno nuevo.

CÓMO SE PLANTEAN LAS POLÍTICAS ELECTORALES, AQUÍ, Y EN EL MUNDO

CÓMO SE PLANTEAN LAS POLÍTICAS ELECTORALES, AQUÍ, Y EN EL MUNDO

 

Encontré esta nota y me resultó muy interesante, siempre dentro de mi idea central al escribir el blog: poner al alcance del argentino de a pie, información y conocimientos que le permitan comprender mejor esta realidad tan dura, y tomar las mejores decisiones, tanto en lo cotidiano, como en lo electoral, el hecho clave para nuestra Patria en este 2019.

La nota es larga, y he seleccionado los párrafos que me han parecido más relevantes para el objetivo que menciono arriba. Abajo está el link para aquel que quiera leerla completa. Es un interesante análisis político, pero me he quedado con lo que ayuda a comprender lo que hoy nos llega desde los políticos en campaña.

El murmullo social en año electoral

Por Mariana Moyano

11 de abril de 2019

Desconcierto no es una palabra desacertada para describir de modo extremadamente breve pero preciso el ambiente local en estos meses previos a las elecciones de octubre de 2019. Que “Macri puede ganar”, que “está acabado”, que “está nervioso”, que “no está nervioso, sino que imposta”, que “sí imposta, pero porque no tiene más remedio que impostar los nervios que sí tiene”, que “no vuelven más”, que “Cristina puede volver en cualquier momento”, que “no hay forma de que Macri recupere la economía”, que “de acá a octubre aún tienen chances de recuperarse”. Agotador.

¿Cuál es el ruido que está haciendo Argentina? ¿Cuál es sonido que aturde y que no deja ver qué velo correr para eliminar el desconcierto?

Es muy difícil pensar en campañas cuando los dos nombres que funcionan como bueyes y que tiran al resto están aún en duda. Mauricio Macri, porque su imagen positiva cae en picada y Cristina Fernández de Kirchner porque no dice si será o no candidata. Pero el terreno resbaladizo también está en que por momentos suena hasta inmoral pensar en lanzamientos y propaganda cuando el telón de fondo son la inflación galopante, gente con hambre, jubilados sin medicamentos y la mitad de nuestros niños y niñas bajo la línea de pobreza.

¿Cómo sale un candidato a “venderse”, si casi nadie está en condiciones económicas y psíquicas de “comprar”?

Resentimiento y big data

El año político arranca formalmente el 1 de marzo con la apertura de sesiones del Congreso y el discurso presidencial. En ese acto se pincela bastante por qué lado correrán oficialismos y oposiciones. En este 2019 quedó clarísimo que el gobierno nos quiere enojados. La crispación siempre le viene de perillas a los discursos del odio, la furia y el resentimiento. Es decir, al pensamiento binario, superficial y de derecha. Ha sido siempre así aquí y lo es en el mundo. Empoderar los (legítimos) enojos y conducir las tirrias del 10 por ciento no orgánico, no politizado y sin ganas de serlo, hasta darle forma electoral han sido los méritos de Trump, del Brexit y de Bolsonaro.

Big data, sí; ahí reside gran parte de los exitazos electorales mencionados. Pero el triunfo de ellos estuvo en encontrar lo que Argentina hoy aún no tiene: la pregunta correcta. Porque, como se dice en la película citada al inicio de este texto, “aunque tuviéramos la flota rusa si no sabemos a dónde vamos, ¿de qué serviría tenerla?” (“Brexit, the uncivil war”).

Entonces, Macri (y María Eugenia Vidal) nos quieren enojados. Se dijo. Aquí, en esta nota, y en otros textos publicados también en Diagonales.

Los nervios de Macri fidelizan su electorado. Algunos sostienen que imposta la rabieta. Tiendo a estar entre quienes creen que está furioso y que, al no manejar esa furia, el gobierno no hace más que control de daños. Es decir, actúa lo que tiene: nervios. Una buena síntesis de los alaridos gubernamentales podría ser: al final, vivieron a conciliar y terminaron a los gritos.

“No me cabe duda de que es premeditado”, sostuvo una de las cabezas publicitario-políticas más interesantes de Argentina, “y tiendo a pensar que lo han asesorado para que asuste al electorado que se le está alejando. Una indignación y furia que haga recapacitar a quienes se le están yendo, para que recapaciten con un ´pobre hombre, mirá cómo está’ como sentimiento general”.

Mientras este publicista –que prefiere no dar su nombre para no entrar en polémicas en año electoral- hablaba, mi cabeza subrayó como palabra clave el término “sentimiento”.

Un mensaje que sea emoción

Las campañas de Trump, del Brexit, de Bolsonaro lo hicieron. Y Macri parece que tiene las mismas ganas: recorrer el camino de un mensaje que no sea consigna, sino que sea emoción, hacer que el algoritmo aprenda menos de la cabeza y más de las conductas y los miedos. En esta coyuntura triunfan las campañas que se alimentan de los resentimientos acumulados por años; toman eso que construyó la gota horadando por años. Se alimentan y retroalimentan del sentido común general, ese que, como bien indicó el siempre necesario Antonio Gramsci, no es otra cosa que el sentido común de los sectores dominantes de una época.

En ese sentido, el kirchnerismo aún en el gobierno cometió un enorme error de estrategia comunicacional allá por 2013. Me atrevo a no decirlo con medias tintas porque lo verbalicé y escribí mientras lo veía suceder. La equivocación fue apuntar todos sus cañones comunicacionales a combatir el cuchillo de Clarín y de Jorge Lanata y descuidar el daño que hace el modo piedra pómez de la comunicación: los programas de la tarde que se visten de “no políticos” y el barullo y griterío –no como modo sino como mensaje en sí mismo- del primer Intratables.

Hoy, la fuerza que conduce la ex presidenta se enfrenta al mismo desafío: apuntar a la razón y a mostrar que tiene razón o a conmover, a re enamorar y a seducir, para lo cual deberá hablarle a quienes no suele dirigirle la palabra, los no propios.

La derecha ha ocupado el lugar de la osadía

No es panorama sencillo porque hoy lo atractivo es lo revulsivo. Porque es audaz, osado. La derecha se ha vuelto por un lado atrevida y desfachatada (lo que puede interpretarse como valiente y rupturista); ha ocupado el lugar de la osadía. Y, al mismo tiempo y en la misma operación semántica, es la que nos invita a volver, a retornar, a alguna especie de pasado mejor, a un refugio que, en teoría, tuvimos. Nos acurruca en un lugar que conocíamos, sea este ficticio o no.

Entonces, ¿Cristina tiene que hacer lo que hace la derecha y travestirse? No. En lo no genuino siempre se termina viendo el gesto, la hilacha y, al final, es peor. Cristina debiera hacer lo que no se espera que Cristina haga. Cristina tiene que hacer lo que la construcción hecha de ella no espera que Cristina haga. Sacudir el tablero. Ser su mejor versión impertinente. Permitir que su costado “piba de la PJ” irreverente y, al mismo tiempo, mujer común, le gane a la estadista.

Todos sabemos que la ex presidenta es brillante. De hecho, que lo sea tanto es lo que más irrita. Por eso ella desacomoda de semejante manera la escena cuando habla como mujer de Estado por encima de los binarismos y lo esperable. O cuando comenta como mujer común-madre-abuela.

Por eso causaron tanto furor en la conversación virtual de las redes sociales sus frases “vine a discutir todo”, “traigan a ese estadista” (cuando con sarcasmo dejó a Carlos Menem mucho mejor parado en la comparación con Macri), “tenemos que ser verdes Y celestes” (en pleno momento de debate del aborto, cuando se esperaba que ella se posicionara en el lugar más cómodo del progresismo y en el menos peronista) o con el “acá se guardan las porquerías” (al señalar el bajo escalera en el video en que mostró cómo le quedó la casa luego del allanamiento del juez Claudio Bonadío).

Hoy toda la realidad es “memeable”. Un trabajo nuevo en tiempos nuevos es intentar prever qué parte propia se elige quede como meme.

Una nueva matrix emocional de la política

Las cosas no son como eran, las campañas tampoco. Hoy ganan (porque hacen ganar) la híper segmentación, el enfoque selectivo y la llegada directa al corazón. La publicidad genuina, al menos por ahora, ha muerto. Ya no se trata de carteles y de afiches, sino de una nueva matrix emocional de la política.

https://www.diagonales.com/contenido/el-murmullo-social-en-ao-electoral/14088

ADOLFO ARIZA

ADOLFO ARIZA

Autor del Blog

¿Querés suscribirte al blog?

Sólo necesitás indicar tu e -mail y te enviaré mis posts, cada vez que publique uno nuevo.