NAVIDAD, DESDE MI PATRIA, CON MIS ANCESTROS, Y QUIENES ME ACOMPAÑAN

by | Dic 24, 2018 | Temas políticos, Vida cotidiana | 0 comments

 

El nacimiento de Jesús, como Emmanuel –Dios con nosotros-, trae al hombre, más allá de sus creencias, la certeza de que la Misericordia es también obra nuestra, lo que nos hace corresponsables de lograr un mundo mejor para todos los hombres. Quiero compartir esta idea –que está en la base de mi concepción de la vida- y desearles Feliz Navidad.

Hoy, como debía ser en este Universo sin casualidades, terminé de leer Oficio de Búhos, de Liliana Bodoc. El resto de la Saga de los Confines lo leí hace muchos años, cuando me encontré con el mundo de Liliana y sus libros -mejor, entradas a un universo que es parte, y que explica, tal vez mucho aquel que creemos ver. Después leí otras obras de Liliana, además de llegar a ser amigo de ella y de Jorge, su esposo. Los visité en su casa de El Trapiche y  comimos un asado que asó Jorge.

Hasta que un día vino la Sombra, y Liliana -por alguna razón que no nos fue dada a conocer, pero que intuyo profunda e inmensa- se fue con ella.

Hoy estaba pensando en qué mensaje dar a Uds. en mi blog, en una fecha muy importante: la Natividad de Jesús, el Resucitado, el que me dio la certeza de la vida inmortal, y la Misión de trabajar para un mundo de hermanos, justo y equitativo.

En la última página del libro leí lo siguiente:

Yo, Nakín de los Búhos, digo que no es posible narrar todo, porque todo no puede ser narrado. Y digo que es un imposible que encendía a Cucub, el artista, que decía palabras que se consideraron incomprensibles.

-¿Alguno de ustedes recuerda el día en que llegué a esta casa con un mensaje de los Supremos Astrónomos? -les preguntó cierta vez Cucub a sus hijos reunidos bajo el nogal que crecía a mitad de camino entre la casa y el bosque-. ¿Por qué veo expresiones de burla o de pena? ¿Creen que están absueltos de recordar por el solo hecho de que aún no habían nacido? Sepan que eso no es digno de un verdadero artista… No permitan que me marche preocupado. Déjenme saber que los hijos de Cucub han comprendido la dimensión de la tarea. Un artista no es un recitador o un tañedor de flauta. Un artista, mis Muescas, no se conforma con bailar y cantar con maestría. Serán artistas cuando aprendan a convivir con lo imposible. Aunque en verdad, y bien pensado, sólo podrán ser artistas cuando todos lo sean. ¿Y entonces? Entonces, sean artistas sin poder serlo. Nadie más que un artista es capaz de ser lo que no es, ni puede. ¿Se confunden, se enojan, se asustan…? He ahí el único modo de cantar.

Atardece y se calla esta canción.

Liliana me habla desde el mundo en que la conocí: las letras, la puerta de los Confines, y lo quiero compartir con ustedes.

Todos y todas somos artistas, artistas en el mundo y en la humanidad, y debemos confiar en la utopía de un mundo mejor, desde América Latina, la ancestral, la que que comprende, en sus entrañas, en su corazón, en su mente originaria, qué es lo que necesita el HOMBRE para vivir una vida plena en su condición de fractal de la Luz Divina.

Cantemos, pues, y caminemos hacia la Tierra Prometida, porque es para nosotros y nosotras.

0 Comments

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

ADOLFO ARIZA

ADOLFO ARIZA

Autor del Blog

¿Querés suscribirte al blog?

Sólo necesitás indicar tu e -mail y te enviaré mis posts, cada vez que publique uno nuevo.

Share This