VAYAMOS VIENDO CÓMO LLEGAMOS A LAS ELECCIONES

by | Abr 23, 2019 | Temas políticos | 0 comments

 

Ya superado el primer trimestre de este difícil 2019, se me ocurren algunas reflexiones, no novedosas, pero que creo que es de lo poco que se va perfilando.

Como siempre, el objetivo es proporcionar a quien me lea ayuda para tomar las decisiones que necesitamos en este año electoral, tan determinante para nuestra vida de argentinos.

EL GOBIERNO DE MACRI FRACASÓ, lo digo sin dudas, y seguro de que esto no se puede revertir, aunque intentará ser reelecto. Las últimas medidas como el congelamiento de precios (aunque no les guste, los Precios Cuidados o Esenciales, o el nombre que les den, son esto) son mínimas e ineficaces; han fracasado casi sin comenzar, como uno podía preverlo al conocerlas.

Esto en lo interno, pero afuera, pasa lo mismo o peor, sobre todo con el bombo que hicieron con nuestra vuelta al mundo y la confianza de los mercados externos y otros Gobiernos. Ayer a la mañana Infobae escribía: “El indicador de JP Morgan avanzó siete enteros para la Argentina, a 858 puntos básicos, la cifra más alta desde el 17 de junio de 2014 y, por lo tanto, el más alto desde que Mauricio Macri asumió la Presidencia.”

Por lo tanto, se hace necesario asumir esta realidad y empezar a pensar (los que no lo hayan hecho ya) en qué vamos a votar en octubre.

En realidad, deberíamos ponernos a pensar más en la política que en las elecciones porque podríamos llegar al cuarto oscuro a elegir entre opciones que no nos ayuden a salir de este descalabro (en verdad, pensaba que no iba a volver a vivir otra crisis más de este tipo) enorme que nos ha llenado de pobres, entre otras muchas calamidades.

El macrismo asumió como estrategia central para llegar –y mantenerse en el poder- presentar un relato de corrupción kirchnerista y, como contracara, de republicanismo virtuoso de su parte. Los Cuadernos de Centeno eran el megacarpetazo (http://www.miradasdesdemendoza.com.ar/2018/08/05/la-matrix-macrista-al-palo/) para terminar con el kirchnerismo. De allí se generaron noticias, arrepentidos y presos en forma preventiva (Doctrina Irurzun), en lo que los medios dieron en llamar “la ruta del dinero K”, en un proceso mediático judicial. Sin embargo, apareció el Juez Ramos Padilla y destapó una organización extorsiva de espionaje ilegal que involucra a figuras como Carrió, Bullrich, jueces, fiscales, periodistas, etc. Con todo esto, los Cuadernos de Centeno quedaron en stand by (aunque han aparecido nuevos aportes de este aficionado al espionaje) y nos encontramos con que la corrupción –incluido el Poder Judicial- está adentro del mismo Gobierno que se auto definió como adalid de la transparencia.

La metodología del “carpetazo” no es original del macrismo, pero éste la adoptó con fervor para tener recursos para presionar y extorsionar a quienes necesitó, o necesita.

En política hay un viejo adagio: Se conduce por corrupción, por represión, o por persuasión. Perón más de una vez defendió la virtuosidad de la última, pero hoy muchos Gobiernos y sectores políticos, como el macrismo, han elegido las dos primeras.

Lo he dicho muchas veces: la corrupción es transversal a la sociedad, antes y ahora, y hay que desarrollar una estrategia para erradicarla como política de Estado. Esto Gobierno no lo ha hecho y, además, está lleno de gente con causas judiciales empezando por el Presidente.

No sabemos cómo terminará esto porque el Gobierno hasta ahora tiene recursos para impedir que se apliquen las mismas medidas que aplicaron al kirchnerismo, pero lo real es que queda claro que la corrupción no sirve como medida para valorar (o desvalorizar) al kirchnerismo o al macrismo.

El sábado 20/3 en Podemos Hablar estaba la periodista Débora Plager (Intratables, Involucrados) que dijo que había que elegir entre corruptos e ineptos (versión actual de la antinomia planteada más arriba). Me cuesta creer que este planteo sea por ignorancia o ingenuidad, más bien esta fórmula devaluada es parte de la pobre estrategia electoral del macrismo, lleno hoy de manotazos a ciegas, que apelan a fórmulas viejas que le dieron resultados en el 2015.

Otra vieja treta: hoy Lilita Carrió dispara: Elisa Carrió: “Si gana Cristina se van todos los dólares, las inversiones y un tercio del país” (Perfil, 23/4/19).

Está bien, Lilita acostumbra lanzar bombas sin mayor filtro, pero esto es medio mucho: no se van a ir dólares, porque los que vinieron son prestados por el FMI, que es el mismo que se los vuelve a llevar, las inversiones no vinieron nunca, menos ahora, con el Gobierno de Macri, así que ¿de qué hecatombe habla?

Yo ya viví una campaña del miedo, la de Menem, en la época del “voto-cuota”, con que nos asustó, con éxito porque lo reelegimos.

Dos veces no caigo en la misma trampa.

Ayer me enteré del Plan V: los empresarios que invirtieron para que estuviera Macri, ante la caída de su imagen, han empezado a plantear que tiene que bajarse de la candidatura para que la candidata sea María Eugenia Vidal. También Lousteau le pidió a Lavagna que se pasara a Cambiemos, a lo que negó, como es obvio.

Si miramos el camino que están haciendo todos los Partidos hacia las PASO, vemos una mezcolanza de sectores, y personajes, viejos y nuevos, buenos, malos y regulares, hasta gente que ha estado siempre, y muchas veces se fue fracasad y rechazada.

Por lo tanto, hagamos al revés. Pensemos en términos políticos: qué quiero que haga el próximo Gobierno, y que ese sea el marco de referencia para los candidatos.

Hemos sido un país ejemplo de un sistema social con Educación y Salud gratuita, con desarrollo industrial, con una alta calidad de vida, no podemos renunciar a eso, tenemos que recuperarlo.

Organicémonos, aunque sea a través de las redes sociales, alrededor de propuestas políticas y candidatos que trabajen por nosotros.

Participemos en actividades políticas, veamos cómo se llega a las fórmulas y candidatos, y con qué propuestas.

TIENE QUE HABER 2019, O SEA UN GOBIERNO CON UN BUEN PROYECTO POLÍTICO PARA LA MAYORÍA DE LOS ARGENTINOS, QUE GANE EN PRIMERA VUELTA PORQUE DESPERTÓ EL CONSENSO SOCIAL, QUE PUEDA RENEGOCIAR LA DEUDA CON EL FMI, Y TODO LO QUE NECESITAMOS PARA VIVIR EN UNA ARGNTINA MEJOR.

0 Comments

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

ADOLFO ARIZA

ADOLFO ARIZA

Autor del Blog

¿Querés suscribirte al blog?

Sólo necesitás indicar tu e -mail y te enviaré mis posts, cada vez que publique uno nuevo.

Share This