DE CÓMO TRANSFORMAR UNA NOTA INTERNACIONAL INTERESANTE EN UN PANFLETO ELECTORAL

by | May 25, 2019 | Temas políticos | 0 comments

 

Esta mañana cuando leía el Diario Los Andes (algo que tendrá que explicarme mi terapeuta), encontré esta nota y me llamó la atención la falta de relación del título con el contenido, así que la leí entera. No es mucho más que una anécdota interesante sobre como esas mujeres grandes resisten la oleada neo fascista en Austria, y en otras naciones de Europa y el mundo, pero nada que ver con el populismo, salvo las implicancias que se puedan hacer entre algunas prácticas del fascismo y el nazismo. Claro que habría que aclarar qué estamos entendiendo por populista para no quedar enganchados en la difusa bandera del anti populismo enarbolada por esa minoría intensa que es el macrismo, al igual que Bolsonaro, y otros gobernantes que quieren desplazar para siempre los movimientos populares de América Latina.

En ese concepto se engloba el rechazo por las AUH (Asignación Universal por Hijo), el querer volver a las AFJP, la reforma laboral, la reducción de los presupuestos para la Educación Pública y para el desarrollo de la Ciencia y la Tecnología, y otra serie de medidas diversas, pero que tienen como propósito barrer con conquistas sociales que han sido ejemplo para otros países.

Insisto: estemos atentos, porque esta campaña en contra de los intereses de la Sociedad argentina se va a intensificar, porque el macrismo tiene el Estado, y no va a renunciar así nomás a perder las elecciones de octubre, como su desastroso Gobierno amerita.

Las abuelitas antipopulistas de Austria

Son las Abuelitas Contra la Derecha, decenas de mujeres de una generación que vio a sus madres padecer la Segunda Guerra Mundial.

Por Melissa Eddy – The New York Times. 2019

https://www.losandes.com.ar/article/view?slug=las-abuelitas-antipopulistas-de-austria-por-melissa-eddy

Son figuras habituales de las protestas en contra del gobierno cada jueves por la noche en la capital de Austria: mujeres de edad avanzada con gorras tejidas a mano con los colores púrpura, rojo y azul. Les gusta marchar entre los estudiantes que gritan y los antifascistas encapuchados, saludando a las personas que observan y esperando captar la mirada de alguien el tiempo suficiente como para intercambiar una sonrisa.

“Son las Abuelitas”, gritó una voz desde una ventana del tercer piso mientras la manifestación hacía su recorrido por el quinto distrito de Viena el mes pasado. “¡Miren! ¡Las Abuelitas!”.

Son las Abuelitas Contra la Derecha, decenas de mujeres de una generación que vio a sus madres padecer las consecuencias de la Segunda Guerra Mundial y ayudó a conformar una democracia en Austria.

Ahora, libres de la carga de criar una familia y trabajar para mantenerla, están movilizando protestas en contra del viraje de Austria hacia la derecha bajo el gobierno conservador nacionalista del canciller Sebastian Kurz.

Incluso tienen la meta de formar una “resistencia” internacional contra la derecha y los extremistas de toda Europa y fuera de ella, según declararon las Abuelitas en una reunión anual el mes pasado.

“Estamos enojadas por sus políticas”, comentó Monika Salzer, de 71 años y abuela de tres nietos. Fue ella quien fundó el grupo de Facebook en noviembre de 2017 por la preocupación por el retorno de un partido de extrema derecha al gobierno. El año pasado, registró a las Abuelitas como una organización oficial de Austria, y ahora cuenta con trescientos integrantes y con delegaciones en toda Austria y Alemania, así como miles de seguidores en las redes sociales.

La lista de reclamos de las Abuelitas es larga: el recorte a los programas para las mujeres; la discriminación contra las mujeres, quienes no reciben compensación alguna en sus pensiones por el tiempo que invirtieron criando a sus hijos; la satanización de los refugiados y de las minorías en general, y la falta de empatía generalizada en el discurso político.

“Pretenden destruir todo lo que hemos construido durante los últimos cincuenta años”, comentó Salzer acerca de la coalición conservadora de Kurz y del Partido de la Libertad, de extrema derecha, el cual es parte del gobierno por segunda vez en veinte años.

La vez anterior que el Partido de la Libertad se unió al gobierno, en el año 2000, hubo alaridos de protesta por toda Europa y decenas de miles de austriacos tomaron las calles. La reacción después de que tomó posesión el gobierno de Kurz en diciembre de 2017 fue más apagada.

Las manifestaciones habituales de los jueves por la noche apenas empezaron en octubre, para cuando las Abuelitas ya estaban organizadas. Las Abuelitas no han faltado a ninguna manifestación desde entonces, pero con el debilitamiento actual de la oposición política, la influencia de estas protestas ha sido limitada, mencionó Martin Dolezal, politólogo de la Universidad de Salzburgo.

“Las Abuelitas han recibido mucha atención debido a su edad: destacan en la multitud formada principalmente por gente más joven y están bien relacionadas”, comentó Dolezal. “Pero yo no sobrestimaría su influencia”.

No obstante, precisamente por su edad, su presencia sirve como recordatorio de los horrores del pasado originados por la intolerancia y de los logros democráticos que las Abuelitas desean preservar.

A pesar de que su cifra varía de una manifestación a otra, dependiendo en gran parte de la ayuda que se requiera de ellas para atender a sus nietos, las Abuelitas se han convertido en una fuerza política reconocida.

Para Irene Haider, quien se unió al grupo en una manifestación con motivo del Día Internacional de la Mujer el mes pasado, la edad de las Abuelitas no solo las hace peculiares, sino también importantes.

“Es fabuloso que mujeres mayores manifiesten su postura política”, comentó Haider, de 48 años. Sin que se lo pidieran, tomó una de las más de diez pancartas guardadas en un carrito para las compras que llevan a todas las manifestaciones.

Ese ánimo de apertura define a este grupo, el cual, pese a su nombre, recibe a cualquiera, sin importar su género ni su edad, que apoye su oposición a la discriminación y a la ideología de la extrema derecha. El apartidismo es importante.

“No queremos un escaño en el parlamento, no queremos convertirnos en canciller”, señaló Susanne Scholl, de 69 años, antigua corresponsal de la radiodifusora nacional ORF, quien espera a su primer nieto este año. “Queremos que los principios sociales y democráticos de nuestro país con los que crecimos existan para nuestros hijos y nietos”.

En una marcha por una de las principales calles comerciales de Viena el Día Internacional de la Mujer, aproximadamente quince de las Abuelitas tomaron su lugar en el centro de los manifestantes. Les hicieron señales a dos mujeres que las veían desde la acera, luego sacaron de su carrito un par de pancartas que decían “Abuelitas Contra la Derecha” y les pidieron que se unieran.

Ebru Uzun, de 26 años, y Sabine Schwaighofer, de 49, aceptaron riéndose y se unieron al grupo para participar en la marcha.

“Esto envía un mensaje importante a los conservadores”, comentó Uzun, de 26 años. “Todos tenemos una abuelita, ellas participan en la unión de la familia, están para ayudar a todos”.

0 Comments

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

ADOLFO ARIZA

ADOLFO ARIZA

Autor del Blog

¿Querés suscribirte al blog?

Sólo necesitás indicar tu e -mail y te enviaré mis posts, cada vez que publique uno nuevo.

Share This