Acabo de publicar la siguiente entrada: GRETA NO TENDRÍA QUE ESTAR AHÍ, PERO ESTÁ, LOS QUE ESTAMOS FALLANDO SOMOS LOS/LAS ADULTOS/AS https://www.miradasdesdemendoza.com.ar/2019/09/23/greta-no-tendria-que-estar-ahi-pero-esta-los-que-estamos-fallando-somos-los-adultos-as/.

Medio sorprendentemente, hoy, 25 de septiembre, por dos vías diversas: Facebook y una nota en Cadena 3, recibí información que se contrapone con lo que plantea Greta, y quiero compartirla con los que me leen, porque me parece que corresponde hacerlo.

Aclaro que no tengo –todavía- formada opinión sobre el tema, pero me pareció mejor compartirla así, sin dejar pasar más tiempo, por la actualidad de la situación.

ANTONIO ARBOIT, en mi posteode Facebook, me indicó lo siguiente:

“Greta está financiada por un lobby de empresas de “energías renovables”. Además de la inexactitud científica de los planteos de esta niña, es muy raro que, por ejemplo, el yate en el que desplazó a NY, se lo haya prestado Rainiero…”

Le dije que ya me había pasado encontrarme antes con posiciones sólidas, pero contrapuestas, y me respondió que los estudios de paleo climatología no muestran que se esté ante un gran aumento de temperaturas. Es más, ha habido momentos históricos en que la temperatura del mundo ha sido mayor a la actual.

Después agregó:

“Es posible que exista un cambio en el clima. Lo cierto es que no hay estudios serios sobre si estos son causados por el hombre. Las emisiones de CO2 de una erupción volcánica son mayores que las causadas por el hombre. En CO2 se recicla. Usted está formado por esa molécula. No hay estudios serios sobre el tema. Usar a una niña con síndrome de Asperger no es ético ni honrado.”

Le respondí: “Es un emergente (hablo de Greta), de cualquier manera, y es un reclamo válido para todos/as que no incorporan la sustentabilidad como principio básico de la actividad humana.”

Respuesta:” A usted le parece que la actual actividad humana no es sustentable? Le doy unos números: hace 300 años, antes del comienzo de la revolución industrial, el ser humano nunca superó los mil millones de individuos, aun así sufría constantes hambrunas. En la actualidad superamos holgadamente los 7.500 millones de habitantes en el mundo. Las hambrunas han desaparecido casi completamente, salvo en lugares como Venezuela u otros con guerras. La pobreza ha disminuido notablemente en el mundo, y personas como Greta pueden perder el tiempo diciendo que estamos peor que nunca.”

Le agradecí los comentarios, y casi inmediatamente me llega una nota de Adrián Simioni, en Cadena 3 sobre el mismo tema

Querida Greta: las vacas no “generan” carbono

https://www.cadena3.com/noticia/politica-esquina-economia/querida-greta-las-vacas-no-generan-carbono_241988

Solo voy a citar algunos párrafos que muestren la opinión del autor. Total, está el link para el que quiera leerla completa.

Me llama la atención de que ambas opiniones sean duras, con Greta inclusive, sobre todo la de Simioni. Evidentemente el tema tiene una relevancia adicional a su valor en sí mismo.

“Greta Thunberg ya era famosa entre los niños ricos que sienten tristeza. Pero ayer su figura se hizo global. Su intervención en la ONU, expuesta con estudiada espontaneidad (no hay siquiera un titubeo, ni una sola interjección en un discurso de exhibida emocionalidad), dará lugar para muchísimos debates.

Para algunos, Greta será una santa que tuvo que dejar de jugar en el arenero para ponerse el mundo al hombro, como ella misma dio a entender. Una redentora que a los 16 años ya encontró su guerra santa. Para otros, será una impostora. Alguien que reprocha: “Yo no debería estar aquí”, cuando en realidad lo único que le interesa es estar allí. Como cualquier política. La pulsión por el poder no tiene edad. Otros, pensarán que detrás de tanto empoderamiento adolescente hay un adoctrinamiento vergonzoso, un sistema educativo hegemonizado por una corrección política a la que no le importa el conocimiento sino las vacaciones pagas.

Cada uno sabrá. Pero hay algo que la Argentina y Brasil no deberían dejar pasar. Ambos países están siendo puestos en la línea de fuego de un ambientalismo reaccionario y simplista. Ayer, se sumó un nuevo capítulo, porque Greta y sus amigos denunciaron a estos dos países, junto a Alemania, Francia y Turquía, ante Unicef por arruinar el planeta de los niños.”

No voy a reproducir todo el análisis técnico de Simioni, porque me interesa más la posición política que trasmite.

“Argentina y Brasil están siendo objeto de bullying por parte del buenismo climático de los países desarrollados por la emisión de metano (gas natural) en el proceso digestivo del ganado, en particular los vacunos.

Emocional, aguerrida, Greta y su comparsa es evidentemente útil a un mundo que ha puesto en la mira a la ganadería de Brasil, Bolivia, Argentina, Paraguay y Uruguay.”

Según el autor, las causas de esta orquestada puesta en escena, según él, son las siguientes:

“Sin embargo, esa selectividad es muy útil. El bullying contra Sudamérica se acentuó desde que la Unión Europea y el Mercosur firmaron la intención de ir al libre comercio. La reacción está liderada por Francia, que no quiere que sus ineficientes productores de alimentos pierdan por paliza contra los del Mercosur.

La espectacularización que hizo el francés Emmanuel Macron de los incendios en la Amazonia fue apenas una muestra. Esta Greta deseosa de ser Juana de Arco sirve a esa operación.”

Un par de conclusiones:

Adjudicarle esto a una conspiración mundial (además, liderada por Macron) contra esos países de Sudamérica, me parece algo que habría que demostrar con algunas razones más.

No estoy de acuerdo con el planteo de minimizar la posibilidad de un colapso climático con una posición negacionista. Si no hay un calentamiento global que ponga en peligro la vida que conocemos, ¿por qué se derrite el Ártico?

Me sigue llamando la atención la virulencia de la opinión de Simioni, y me pregunto en qué medida hay una tendencia editorial (Cadena 3 tiene su posición política).

¿Por qué la encendida defensa del Acuerdo Mercosur – UE, que tendrá que recorrer mucho camino para determinar medidas que sean justas para ambas partes, tan asimétricas?

Trataré de responder a estas y otras preguntas que se me ocurren, y las compartiré, si vale la pena, porque la polémica está instalada, y merecemos conocer todo lo que tenga que ver con el tema climático, en el que se juega nuestra supervivencia.

CON LA SUSTENTABILIDAD Y SOSTENIBILIDAD NO SE JUEGA

Share This