UN COMENTARIO EN EL DÍA EN QUE EL PERONISMO VUELVE AL GOBIERNO EN ARGENTINA

UN COMENTARIO EN EL DÍA EN QUE EL PERONISMO VUELVE AL GOBIERNO EN ARGENTINA

El lunes estaba escribiendo una entrada a partir de una nota (La grieta regional que divide a Estados Unidos https://www.losandes.com.ar/article/view?slug=la-grieta-regional-que-divide-a-estados-unidos—por-paul-krugman), y la redacción me llevó a desarrollar algunos aspectos de nuestra grieta local (tema que he tocado más de una vez), pero empecé que a sentir que no era eso lo que quería escribir, así que cambié de actividad hasta que se me aclarara la situación.

Ayer me aboqué a la asunción presidencial, hecho central en muchos sentidos para mí.

En esa asunción escuché que Alberto decía: “Tenemos que superar el muro del rencor y del odio entre argentinos.”

Y después: “Superar los muros emocionales, significa que todas y todos seamos capaces de convivir en la diferencia y que reconozcamos que nadie sobra en nuestra Nación, ni en su opinión, ni en sus ideas, ni en sus manifestaciones.

Tenemos que suturar demasiadas heridas abiertas en nuestra Patria. Apostar a la fractura y a la grieta significa apostar a que esas heridas sigan sangrando. Actuar de ese modo, sería los mismo que empujarnos al abismo.

Lo expreso desde el alma, tanto a quienes me votaron como a quienes no lo hicieron. No cuenten conmigo para seguir transitando el camino del desencuentro.”

Entonces, decidí que no tenía nada más que decir sobre la grieta.

No es fácil, porque la Argentina de hoy en los hechos no ha cambiado de la de anteayer.

Sin embargo, yo, como los millones de argentinos/as que ayer cantamos y festejamos en las calles y en nuestras casas, siento y creo que hemos empezado otra etapa cualitativamente distinta y mejor.

Por eso, voy a compartir con uds. una entrevista que plantea algo que, para los que trabajamos desde hace mucho en el tema de integración latinoamericana, no es nuevo: que América Latina –e incluyo a México, a pesar de que está demasiado cerca de EEUU, porque es parte indisoluble de ella- es el reservorio y la fuente de un mundo mejor, que supere las asimetrías e injusticias que los países centrales, no solo no han conseguido superar, sino que las han causado desde hace siglos.

Léanla, y levantemos la bandera de la esperanza y del desarrollo justo, solidario e integrado con nuestros hermanos/as latinoamericanos/as.

Argentina –y siento mucho orgullo- está liderando este proceso virtuoso, con democracia y participación de la sociedad en su conjunto.

Entrevista al politólogo francés Bertrand Badie

“Asistimos a la reivención del mundo, y el Sur detenta los hilos”

La colonización, la debilidad y la humillación del Sur del mundo, el mito de la hegemonía, son temas de análisis de de este intelectual que ha publicado en la Argentina. También, forma paradójica en que ese Sur está dominando la agenda mundial, y las posibilidades que se abren en tiempos de globalización.

Por Eduardo Febbro

Desde París

https://www.pagina12.com.ar/235405-asistimos-a-la-reivencion-del-mundo-y-el-sur-tiene-los-hilos

Los libros ocupan el espacio de las ideas como piezas de ajedrez. En su plácida intensidad disputan una partida simbólica por comprender o influenciar el mundo. Bertrand Badie es un eximio ajedrecista en esa disputa. Profesor en la Universidad de Sciences Po-París, Badie ha desarrollado una obra a través de la cual ha observado el mundo desde el otro lado. No ya a partir de la potencia occidental sino desde el Sur. Autor de más de veinte obras que son una referencia, Badie es un vigoroso crítico de esa estrategia de las relaciones internacionales que se basa en la “potencia”, es decir, la intervención o la humillación, para regular las relaciones entre Estados. La colonización, la debilidad de los Estados del Sur que se desprende de ella, el mito de la hegemonía, la humillación de la que el Sur fue objeto y la forma paradójica en que hoy el Sur domina la agenda mundial son los ejes temáticos de sus últimos libros: Diplomacia del contubernio. Los desvíos oligárquicos del sistema Internacional; El tiempo de los humillados, patología de las relaciones internacionales (ambos editados por la Universidad Nacional Tres de Febrero), No estamos solos en el mundo; Cuando el Sur reinventa el mundo. Ensayo sobre la potencia de la debilidad; La hegemonía cuestionada. Las nuevas formas de la dominación internacional.

La actualidad internacional le ha dado la razón a muchas de las líneas de los análisis de Bertrand Badie. La insurrección social que estalló entre 2018 y 2019 en una docena de países contra las políticas neo liberales forman parte de ese rediseño del mundo protagonizado por el Sur. Son los llamados “débiles” quienes, hoy, reconfiguran el sistema y, con ello, impulsan el “segundo acto de la globalización”. El primero fue liberal, este será social. Bertrand Badie pone en el centro de esta reescritura del mundo el carácter inter social de los protagonistas: ya no son los Estados ni un sistema político desacreditado y corrupto los que se encargan de conducir la historia: son los pueblos, las sociedades, quienes asumen esa reinvención. Esa la paradoja alucinante la contemporaneidad: la potencia, el poder de la debilidad. Hemos cambiado de época, de paradigma y de actores.

-Hace tiempo que ha plasmado en sus ensayos lo que hoy es una evidencia: la impotencia de los poderosos. Hoy es la debilidad quien se toma su revancha. ¿Es la debilidad la que conduce hoy al mundo?

-La agenda internacional está más controlada por el Sur que por el Norte. Los grandes acontecimientos que condicionaron este principio del Siglo XXI son acontecimientos oriundos del Sur. El Norte es prisionero de una agenda fijada por los actores del Sur. Por primera vez en la historia, la competencia internacional se plasma no ya entre actores iguales sino entre actores de tamaño y capacidades diferentes. En el plano internacional, la potencia perdió toda su eficacia. La súper potencia norteamericana, que cubría el 40% de los gastos militares en el mundo, no ganó ni una sola guerra desde 1945, exceptuando las guerras bajo mandato de la ONU como la gran coalición “Tempestad del desierto” (Irak,1991). Las demás potencias militares también fracasaron: Rusia en Afganistán o Francia en África. El instrumento militar era la expresión absoluta de la potencia, pero ha perdido ante actores más pequeños.

-El poder ha cambiado de manos y de región. ¿Lo ve como un despertar repentino?

-Ahí hay un enigma que se explica, en parte, por la descolonización. La descolonización les dio a los débiles medios de acción y de intervención que eran desconocidos y que resultaron cada vez más eficaces: formas de conflicto, movimientos sociales, etc. Esto neutralizó las estrategias de la potencia tradicional. El segundo elemento es la globalización, que introdujo la interdependencia. Si el débil depende del fuerte, este también depende, cada vez más, del débil: puede ser el suministro energético, la estabilidad regional, el desplazamiento de poblaciones. El Sur acumuló recursos ante los cuales el Norte no puede desplegar su potencia. Luego, la caída del Muro de Berlín y el fin de la bipolaridad tuvo como como consecuencia algo inesperado, es decir, el fin de las políticas de poder. Entonces, efectivamente, para comprender las crisis de hoy es mejor mirar los indicadores de la debilidad, antes que los indicadores de la potencia.

-Pero estos países del Sur siguen pagando el precio de la colonización. Nuestras crisis de ahora tienen allí sus semillas.

-La colonización es el origen de todas las debilidades que constatamos hoy. La colonización rompió la dinámica institucional de las sociedades y por ello no pudieron producir por si mismas sus propias instituciones. Y cuando un pueblo no produce sus propias instituciones estas son poco legítimas, poco respetadas y en nada dignas de confianza. Los mapas de estos Estados colonizados fueron diseñados por el colonizador en función de sus rivalidades con otras potencias coloniales. La colonización ahogó igualmente la constitución de sociedades civiles horizontales, de asociación y de solidaridad. La colonización favoreció la instauración de religiones que se oponían al colonizador. El éxito del islam se explica por ello. En tierras del islam fue un factor de movilización. En Egipto, los Hermanos Musulmanes nacieron en oposición a la presión del colonialismo británico. En África, donde el islam era minoritario, el islam se volvió mayoritario porque funcionó como un instrumento de afirmación contra la potencia colonial. El factor humillación también está presente. Cuanto más humillados han sido los pueblos, más dispuestos estuvieron a recurrir al conflicto como instrumento de afirmación y reconquista. La colonización desempeña un papel enorme en las crisis actuales. América Latina tuvo la suerte de haber conocido una descolonización temprana y con ello pudo construir su propia modernidad.

-Todas las crisis del Sur también nos revelan las propias crisis del Norte colonizador. ¿Qué nos están diciendo sobre el Norte estas crisis en el Sur?

-Nos dicen tres cosas: la primera es que se nota una disminución de las capacidades de las potencias de antaño, tanto en el plano militar, institucional y, ahora, en el plano cultural. La cultura occidental era hegemónica, pero hoy le cuesta imponer esa visión jerárquica para ponerse por encima de las demás culturas. La segunda: estas crisis nos muestran cuánto les cuesta a las antiguas potencias comprender la globalización y adaptarse a ella. Las viejas potencias permanecen en el mundo de antes. Hay una incapacidad, por parte de las potencias históricas, de tomar en cuenta las potencias emergentes oriundas del Sur. Su ascenso en el espacio mundial ha sido considerado como una amenaza y, tal vez, también ilegitimo. La tercera: como las viejas potencias son incapaces de adaptarse al nuevo mundo, al que le tienen miedo, tienden a redescubrir el nacionalismo y la afirmación de la identidad. Y esta vez no lo hacen de forma revolucionaria, como fue el caso del nacionalismo en el Siglo XIX, sino de forma conservadora, es decir, protegiéndose del otro, del migrante, el extranjero, las otras culturas. Ese neo nacionalismo está prosperando en todas partes. Se trata de un elemento muy nuevo en el juego mundial.

– ¿Hay un cuestionamiento de lo político, como menciona en sus ensayos, como sustento de la insurrección actual?

-Aquí nos encontramos con un fenómeno doble. El primero: lo político no se renovó con la globalización. Es una enorme paradoja. No se puede pensar que el mismo concepto político esté gobernando hoy en un mundo globalizado y ayer en un mundo dominado por los Estados Nación. Estos Estados Nación ya no dominan el juego mundial. Por consiguiente, la estructura política necesita adaptarse, cosa que no hace. El segundo: esta inadaptación de lo político crea una gran ineficacia y una incapacidad para producir respuestas políticas. En el Norte hay una crisis general de ineptitud para fijar políticas públicas. Esto ha creado un fenómeno sin precedentes que desembocó en una caída vertiginosa de la credibilidad y la confianza de la población ente la política. Los políticos perdieron la confianza de los ciudadanos. Los políticos son víctimas de una hemorragia de recursos y el resultado de esto es que lo social se vuelve más fuerte que lo político. Por esta razón la política es incapaz de enfrentar a los movimientos sociales. Ahí tenemos lo que está ocurriendo en Chile, Ecuador, Argelia, Irán, Irak, Rumania, Republica Checa, Líbano, Hong Kong.

-A propósito de estos movimientos sociales mundiales, incluido el de los chalecos amarillos, usted recurre a un concepto novedoso para comprenderlos. Para usted, esas crisis remiten a la inter socialidad, a un perfil inter social.

-El espacio mundial se está reestructurando en torno a lo que llamo la tectónica de las sociedades. Es como si las placas sociales, al chocar las unas contra las otras, crearan los acontecimientos, los fenómenos de movilización, y les dejaran a los políticos una mera actitud reactiva. Antes no existía un orden internacional fuera de los Estados. Hoy es diferente por dos razones. Primero, el formidable crecimiento de las técnicas de comunicación. Todos los individuos comunican entre sí. Las imágenes y las ideas circulan a una velocidad vertiginosa, mucho más rápido que los canales diplomáticos. La segunda razón es la globalización, es decir, el sentimiento de que todo el mundo depende de los demás, de que estamos todos cerca. Ello conduce a que las dinámicas sociales corran más rápido que las relaciones políticas.

-En este momento estamos en esa fase de vigor de los movimientos sociales. ¿Hay una suerte de fusión social interconectada?

-Estamos observando un mimetismo fabuloso entre los movimientos sociales en desarrollo. Si algo se mueve en Argelia, enseguida habrá movimientos en Sudán, en el Líbano, en Chile o en Irak. Las imágenes de esos movimientos circulan en el mundo y se ven los nuevos modelos de movilización que se forman. Este gigantesco movimiento mimético lleva a que las calles de Santiago de Chile, de Beirut o de París se parezcan. Las ideas también circulan a través de la inter socialidad, es decir, tanto en Chile como en Francia, impera el sentimiento común de que lo social es la gran víctima del primer acto de la globalización. La dimensión social se dejó de lado y por esta razón las sociedades se reorganizan para exigir lo que se les debe. El primer acto de la globalización fue esencialmente económico e ignoró totalmente la dimensión social. El segundo acto reclama la restauración de esa dimensión. La gente se moviliza hoy según el mismo modelo y la misma gramática. A ello contribuye mucho la fuerza de las redes sociales. Ello lleva a una circulación planetaria de los modelos de movilización. Todo esto comenzó con la Primavera Árabe de 2011. Las revueltas árabes marcaron el punto de partida e incluso influenciaron a Europa del Sur. Esto es una concretización de la inter socialidad.

-Ese es, precisamente, otro de sus enunciados. ¿Estamos entrando en el segundo acto de la globalización?

-El primer acto de la globalización empieza con la caída del Muro de Berlín en 1989. Se habló del “fin de la historia” y del fin de las ideologías. Se supuso que el fin de ambas abría una nueva etapa de la humanidad con la economía como ciencia encargada de organizar el mundo. Así se plasma el neoliberalismo. Pero esto resultó costoso. La instalación del neo liberalismo se tradujo por un incremento de las desigualdades y la trivialización de nichos de pobreza, incluso en los países más ricos. Esa ignorancia de lo social que promovió la ciencia neo liberal provocó una reacción contestaría muy fuerte. El segundo acto de la globalización es justamente la dimensión social que regresa con fuerza y se opone al mismo tiempo a lo político y a la economía. Hay una severa crítica de lo político, considerado ya como incompetente, incapaz, corrupto y escasamente legítimo. Esto lo encontramos en el discurso de los chalecos amarillos en Francia, en las manifestaciones en Argelia o en Santiago de Chile. Y al mismo tiempo hay un frente contra la economía donde se denuncia esa especie de arrogancia neo liberal que, al erigirse como ciencia, consideró que ya no cabía más deliberar sobre las decisiones económicas porque estas están impuestas por la razón, que consideró que ya no valía le pena preocuparse por lo social. Todo eso se rompió: estamos en el segundo acto de la globalización que está federando ese discurso anti económico y anti político y acarrea una convergencia entre sociedades tan diferentes. En las calles de Teherán o Santiago se escuchan las mismas consignas que en París.

-Este movimiento mostró mucha pujanza en la Argentina contra las políticas de ajuste de la presidencia de Mauricio Macri. Pero en todos estos casos, el enemigo final, el causante de todo el mal, es el Fondo Monetario Internacional. ¿El FMI azuza la revuelta mundial?

-La Argentina ha tenido una suerte providencial porque aún puede apretar el botón de la alternancia. La elección presidencial trajo una esperanza de cambio, porque se tradujo en la renovación política. Pero esto está bloqueado en muchos otros países, sea debido a las estructuras autoritarias, por ejemplo, Argelia, Irak o Irán, o sea porque ya no hay más alternancia posible. En Francia, por ejemplo, hace ya mucho que la alternancia derecha-izquierda ha dejado de existir. El FMI es de nuevo el blanco privilegiado, pero es una historia muy vieja. El FMI se ha convertido en el jefe de la orquesta de ese neoliberalismo oriundo del primer acto de la globalización. El FMI se volverá el punto de cristalización y también el punto de provocación. Es un horror que el FMI pueda exigir aún que se ponga fin a las subvenciones cuando se sabe que cuando se cortan las subvenciones, la gente se queda en la calle.

– ¿Este segundo acto de la globalización es como una reinvención del mundo?

-Asistimos a la reinvención del mundo. El viejo sistema internacional imperial ya no funciona más y hay que inventar un substituto. La invención de un nuevo orden internacional es indispensable. Y si pongo el acento en la fuerza del Sur, es porque el Sur detenta los hilos de esta reinvención, tanto en lo demográfico, en lo geológico, y también porque el Sur no fue el co autor del antiguo sistema. La lectura del Sur sobre la globalización es mucho más sana y directa. Estamos asistiendo al hundimiento del modelo neoliberal.

efebbro@pagina12.com.ar

MEDIOS PÚBLICOS: ¿CUÁL DEBE SER LA POLÍTICA DE LA NUEVA GESTIÓN?

MEDIOS PÚBLICOS: ¿CUÁL DEBE SER LA POLÍTICA DE LA NUEVA GESTIÓN?

 

Elijo para título de esta entrada el mismo que usaron en la nota de Página 12 que sintetizaré abajo porque es una de las preguntas que nos hacemos los argentinos a menos de una semana de que asuma el nuevo Gobierno de la Nación.

Es claro que en este contexto de una gestión saliente que casi no puede mostrar logros positivos, hay sectores, como el de la economía, que tienen prioridad, pero, tanto por su valor intrínseco, como como el estado en que los ha sumido el macrismo, el tema de los medios públicos es central para poner de pie al país.

Por esto, he hecho una selección de párrafos de esta extensa nota, cuyo link permitirá la lectura completa del que quiera hacerlo, para que tengamos acceso a algunas opiniones que nos ayuden a comprender la situación y algunas necesidades de este aspecto clave para la Patria.

El resto es lo que debemos poner cada uno de los argentinos en esta etapa en la que casi no tenemos chance de sentarnos a esperar las medidas de nuevo Gobierno: debemos informarnos lo más rigurosamente posible, tomar posiciones con sentido patriótico e inclusivo, y hacer todo lo que esté a nuestro alcance para que, definitivamente, levantemos las tres banderas que me hicieron abrazar al Peronismo hace más de cuarenta y cinco años: Soberanía Política, Independencia Económica y Justicia Social.

Así sea.

 

Medios públicos: ¿cuál debe ser la política de la nueva gestión?

Por Emanuel Respighi

https://www.pagina12.com.ar/233849-medios-publicos-cual-debe-ser-la-politica-de-la-nueva-gestio

Los medios públicos recuperan la esperanza. El inminente cambio de gobierno pondrá en marcha una nueva gestión, que buscará revitalizar un sistema que en estos últimos cuatro años sufrió una política de abandono y vaciamiento, en tanto objeto del ajuste -económico, productivo y creativo- que sufrieron los trabajadores, pero también las programaciones.

Más allá de algunos matices, hay un hecho insoslayable: tanto la radio como la TV pública carecieron de identidad, producción y audiencia durante la gestión macrista. Los medios fueron más noticia por sus problemas y recortes que por sus estrenos, al punto que los históricos lanzamientos de programación dejaron de realizarse por una sencilla razón: no había mucho que anunciar. Como parte de una política que lejos estuvo de revalorizarlos, y en un contexto en el que la TV abierta sufre los embates de la era digital, los medios públicos deben reconstruirse, a la vez que repensarse en función de las nuevas tecnologías que conforman audiencias dinámicas.

El desafío que enfrentará la flamante gestión en los medios públicos será enorme. Desde la puesta en marcha de un sistema de producción que fue horadado por la gestión de Hernán Lombardi al frente de Sistema Federal de Medios y Contenidos Públicos, hasta la recuperación del rol informativo de la TV Pública, donde se eliminaron los noticieros durante el fin de semana como si la información no fuera una de sus obligaciones, la política comunicacional que asumirá el 10 de diciembre deberá revalorizar el rol que los medios estatales tienen dentro del mapa mediático argentino. Página/12 reunió a diversos protagonistas del mundo audiovisual argentino, desde actores y productores, pasando por especialistas, para analizar qué televisión pública es posible en la Argentina y en el mundo actual, considerando razones culturales, ideológicas, económicas y tecnológicas.

“Al gobierno de Cambiemos lo público lo asustó, lo desbordó, lo superó y por eso decidió no atenderlo ni entenderlo”, analiza Carlos Ulanovsky, ante la consulta sobre qué hacer con los medios públicos. En la opinión del especialista, la reconstrucción del sistema deberá ser profunda. “Los números de la audiencia son reveladores: la desidia oficial llevó a la TV pública y a Radio Nacional a su mínima expresión, casi equivalente al silencio. Se interrumpieron proyectos muy valiosos como los de las señales Encuentro, Pakapaka y Depor TV. Pakapaka dejó de encabezar la grilla de las señales infantiles, tal como exigía la Ley de Servicios Audiovisuales, de la misma manera que Encuentro fue reubicado en lugares de la grilla difíciles y, para algunos, imposible de acceder. Enmendar esta lamentable ‘no política’ será una más de la extensa lista de nuestras deudas internas, tan grave como la deuda externa que deberemos afrontar”.

La coincidencia sobre el diagnóstico y sobre la importancia que debe tener el sistema de medios públicos en países trasciende, incluso, lo meramente artístico. Sin embargo, cualquier política comunicacional no puede privarse de producir contenidos que sean lo suficientemente atractivos para la vasta y diversa sociedad argentina. La conformación de una programación a la BBC que entretenga, informe y eduque, en proporciones similares, parece ser un aspiracional complejo de plasmar en la realidad. El dilema sobre si el sistema de medios públicos debe plasmar temáticas y lenguajes que los privados descartan, con un fuerte perfil cultural-educativo, o si deben competir con los comerciales en formatos que atraigan audiencias y anunciantes, se renueva cada vez que un nuevo gobierno asume su manejo.

Ampliar la mirada más allá de los límites artísticos y televisivos, entendiendo a los medios públicos como un sistema multimedia de finalidades diversas, parecen ser algunos de los desafíos que se presentan en el presente. No sólo desde su concepción multidimensional y diversa, sino también desde sus propias categorías a la hora de pensar una programación que contenga a toda la ciudadanía. “El contexto digital -desarrolla Llorente- obliga a plasmar de otras maneras los conceptos de pluralismo, de ciudadanía, de diversidad, de representatividades. La pluralidad no depende solo de la cantidad de voces que se expresan básicamente a sí mismas -conductores oficialistas u opositores como ejemplo- sino de colectivos sociales con distintos niveles de representatividad. Es a través de una apuesta a la creatividad, calidad, riesgo, disrupción e innovación desde donde los medios públicos deberán reconstruir empatía entre sus contenidos y la ciudadanía. Hay una audiencia dispersa, que le da la espalda a los medios tradicionales por falta de contenidos atractivos. Si los medios estatales son capaces de ocupar ese lugar vacante, seguramente tendrán una gran oportunidad de volver a atraer audiencias decepcionadas”.

Máximo historiador del sistema mediático argentino, Ulanovsky sostiene una hipótesis sobre qué televisión pública es posible y deseable en la Argentina actual. “Hay que hacer de la TV Pública -arriesga con genuino anhelo– el canal del orgullo cultural argentino, con una programación en donde tengan lugar los mejores, cada semana, de la mañana a la noche. Y así como soñamos con volver a encender toda la maquinaria apagada y poner de pie a la Argentina, lo mismo puede hacerse con los medios públicos, con imaginación, con talento propio, apelando muy excepcionalmente a las coproducciones, creando trabajo genuino, usinas de ideas y oportunidades, frente a las que los privados se pregunten ‘¿Por qué no se me ocurrió a mí?'”.

¿Qué hacer con la TV estatal?

Por Martín Becerra

En el próximo gobierno, Canal 7 cumplirá 70 años. Si algo muestra su recorrido, que no alteran los bandazos de cada cambio de gestión, es que carece de proyecto a largo plazo, de financiamiento estable (lo que incentiva su peculiar acumulación de publicidad y contratos comerciales), de programación auténticamente federal, de contenidos informativos y de actualidad respetados por públicos que no sean los contingentemente oficialistas, y de línea estética propia.

Pero no todo es pesar: su capacidad de supervivencia incluso en lapsos de vaciamiento de recursos y de público (como el que está terminando el presidente Mauricio Macri), su inestable pero manifiesta mejora tecnológica durante este siglo XXI, su inserción en un sistema más o menos articulado de señales audivovisuales del Estado como Encuentro (2005), PakaPaka (2010) o DeporTV (2012), su acervo de imágenes y sonidos de enorme valor documental y posible uso al servicio de programas formativos, su pasado no tan remoto de programación de eventos de interés relevante que masificaron la pantalla (como el fútbol), constituyen valores que alientan la proyección a futuro de la TV estatal.

Aparte, haciendo de la debilidad una virtud, están los reclamos de diferentes sectores de la comunidad para que la emisora generalista cuente con mayor despliegue federal y sea más respetuosa del pluralismo político, cultural y social en su programación. Estos reclamos, que las fuerzas políticas realizan cuando son oposición y olvidan cuando llegan al gobierno, son un indicio de que Canal 7 aún interesa. La “demanda social y política” es un activo a considerar.

La TV estatal en los próximos años podría aspirar al objetivo de oxigenar esa ecología con material en distintas pantallas y formatos que complemente la oferta existente aportando diversidad (cultural, social, geográfica, política), que el mercado no tiene por función proveer; un tratamiento no mercantilizado de los contenidos: una reconexión con su función educativa (interrumpida por la gestión actual) y transparencia, tanto en sus prácticas como en sus indicadores de desempeño. No es un objetivo revolucionario, pero que sea virtuoso y realista supondría una gran mejora.

La televisión pública es cool

Por Omar Rincón

Si quiere tener estilo, ser tendencia y estar donde la diferencia existe, vaya a la televisión pública, que es donde se está produciendo los mejores relatos audiovisuales latinoamericanos: esos que no están en Netflix, ni en Canal 13, ni en TN, ni en Telefe, ni en cable. La Televisión Pública nos da orgullo porque nos hace ser distintos y tener estilo de vida.

La televisión pública es “soberanía cultural”. Sus programas, formatos, voces y estéticas son “muy nuestros”, patrimonio de nuestro modo de ser, relatos de nuestros recursos humanos y naturales. No son formatos made in Miami de Netflix, NatGeo, Discovery o HBO. Aquí se reconoce los modos propios de narrar y expresarse. Por eso, para saber cómo somos de por aquí, para tener soberanía cultural, para eso está la TV pública.

La televisión pública es democracia expandida. Se hace para ciudadanos (sujetos políticos con derechos) y no para consumidores (usuarios con billetera o fe religiosa), se programa con inclusión social y diversidad cultural (todas las razas, todas las clases, todas las generaciones, todos los gustos). Muestra las regiones, hace visibles a los ignorados, narra con respeto por el ser humano.

ADOLFO ARIZA

ADOLFO ARIZA

Autor del Blog

¿Querés suscribirte al blog?

Sólo necesitás indicar tu e -mail y te enviaré mis posts, cada vez que publique uno nuevo.

LAS SOCIEDADES OCCIDENTALES TRADICIONALES, ¿ESTÁN EN VÍAS DE DESAPARICIÓN?

LAS SOCIEDADES OCCIDENTALES TRADICIONALES, ¿ESTÁN EN VÍAS DE DESAPARICIÓN?

Hace un par de años, viajé a Europa y estuve unos días en Roma, alojado en la zona del Tuscolano, a unos 20 minutos de Termini, la estación romana de ferrocarril.

Es una zona comercial de bastante actividad, con una importante cantidad de negocios atendidos por extranjeros (paquistaníes, africanos).

Me llamó la atención ver pocos italianos con la estampa clásica que uno conoce de ellos, y también que, en general, eran gente grande.

Pensé que cuánto tiempo faltaría para que el perfil poblacional de Italia se modificara para siempre. Cerca de Termini vi edificios totalmente ocupados por africanos poco amistosos, y, hasta en Venecia me encontré inmigrantes africanos, obviamente ilegales, vendiendo baratijas en la calle.

Me gusta el fútbol, y recuerdo los equipos europeos a lo largo del tiempo. Tomo como ejemplo a Inglaterra. Si mi memoria no falla, en el Mundial de 1966 (donde los piratas hicieron honor a su historia), no había ningún jugador negro en el equipo, en 1986 había un par (recuerdo a John Barnes, en el partido con Argentina, que me hizo transpirar). Acabo de googlear equipo inglés actual, y conté diez jugadores de color.

En Francia, Bélgica, y otros países europeos colonialistas pasa lo mismo. Fueron colonizadores crueles, duros y rapiñadores. Ganaron mucho territorio y dinero, pero se poblaron de europeos de color. Eran ciudadanos de segunda, pero europeos de toda legalidad.

Después se agregaron los inmigrantes que buscaban –y buscan, aun a costa de la vida- huir de la pobreza, el hambre y las guerras. En esto, tampoco Europa, y su aliado EEUU (no olvidemos la OTAN) son inocentes, sino al contrario.

Entonces, este horror de la extrema derecha europea que encarna este escritor francés cuyo artículo voy a compartir con ustedes es, por lo menos, desvergonzado, pero no creo que esos facciosos –como los ejemplares locales que están envalentonados en América Latina- se preocupen por ningún detalle moral.

Es interesante conocer los procesos de formación y desarrollo de las ideologías que subyacen –o algo más- en los procesos sociales y políticos que nos afectan porque nos ayuda a entender lo que está sucediendo y tomar mejores decisiones.

De todos modos, según el autor, ese riesgo de reemplazo total de la población europea original por los provenientes de otras etnias no es real, pero ha tomado un alto valor simbólico para esas minorías de derecha.

Sin embargo, se me ocurre que hay un factor que Febbro no incorpora, y que es la concentración urbana de estos inmigrantes que van a las ciudades a buscar de qué vivir. Recuerdo los disturbios de hace unos años en ciudades de Francia, y eran protagonizados por personas de color.

Estos hechos urbanos, como las marchas y disturbios latinoamericanos de los que reclaman por siglos de injusticia social, tienen alto impacto mediático, y suelen ser tema de relatos generalmente sesgados y descalificadores de los sectores populares.

Es un tema para estudiar y desarrollar, y esta nota de Febbro es un buen punto de partida. Ojalá les sirva e interese.

El Gran Reemplazo, la idea de Renaud Camus para la extrema derecha

Por Eduardo Febbro

https://www.pagina12.com.ar/233464-el-gran-reemplazo-la-idea-de-renaud-camus-para-la-extrema-de

Aquellos que se denominan los “patriotas” tienen une convicción irrevocable: el “gran reemplazo” de las sociedades occidentales está en curso,” es real y visible en Francia y si no tenemos cuidado nuestra nación se apagará en poco tiempo”. La frase antes citada figuraba en el portal internet de un grupúsculo de extrema derecha, AFO (Acción de fuerzas operacionales) que en 2018 fue desmantelado cuando estaba cerca de cometer una serie de atentados contra los musulmanes de Francia (envenenamiento de la comida). Antaño restringida a una estrechísima galaxia ultra, la idea del “gran reemplazo” ha impregnado a las extremas derechas del mundo y hecho de su autor, Renaud Camus, un apóstol de la cruzada contra las sociedades multiculturales. Nada parecía destinar a este aristocrático escritor gay, cuyos libros fueron celebrados en los años 80 por su calidad, a convertirse en el ícono mundial de los extremistas de las ultraderechas. El enunciado es de una simpleza que, para muchos, resultó hipnotizadora: la pura cepa de la sociedad francesa, su vínculo más “tradicional”, está desapareciendo en beneficio de “un gran reemplazo” cuyos protagonistas son ciudadanos no europeos, entiéndase, musulmanes. Renaud Camus es una de las figuras que componen el triángulo de los intelectuales franceses que, desde los años 70, forjaron el zócalo del renacimiento de las ultraderechas: Alain de Benoist, el ideólogo fundador de la Nueva Derecha y pilar de la derecha alternativa norteamericana: Jean Raspail, autor de la novela El Campamento de los Santos (1973) donde el autor narra el desembarco de un millón de miserables de piel oscura en las costas de Francia. Y Renaud Camus. Dos de sus libros, De l’in-nocence. Abécédaire (2010) y Le Grand Remplacement (2011) desarrollan la temática del Reemplazo de las sociedades blancas occidentales.

Los polemistas radicales, algunos líderes del partido de extrema derecha Reagrupamiento Nacional (ex Frente Nacional), ciertos intelectuales y candidatos de esa corriente han convertido el libro de Camus en su manual de cabecera. La novela Sumisión, de ese idolatrado inocuo que es Michel Houellebecq, narra el ascenso al poder de los islamistas en Francia (La Fraternidad musulmana). Ese relato fue inspirado por las conversaciones que Houellebecq mantuvo con Camus. La teoría del ultraconservador consta de dos ejes: por un lado, según el autor, los datos demográficos (falsos) muestran que la inmigración masiva y la fecundidad elevada de las poblaciones no europeas están superando a la población originaria y, por consiguiente, imponiendo su religión y su cultura a todo el continente; por el otro, si esto es posible se debe a que una clase de dirigentes “remplazistas” ha organizado deliberadamente los flujos migratorios masivos con el fin de que emerja un nuevo hombre, desprovisto de todas las particularidades nacionales (étnicas y culturales). Ello, alega el autor, con el único propósito de modelar una suerte de individuo sin ataduras, intercambiable en cualquier circunstancia y dispuesto a ser un lacayo nómada al servicio de la globalización. La influencia de Renaud Camus ha sobrepasado las fronteras francesas. Su Gran Reemplazo figura en la tapa del manifiesto publicado en internet (The Great Replacement) por el terrorista australiano Brenton Tarrant que el 15 de marzo de 2019 asesinó a 51 personas en la mezquita de Christchurch, en Nueva Zelandia. En ese texto de 74 páginas, Tarrant sostiene que, luego de un viaje a través de Francia, se convenció de que era urgente pasar al acto porque hay “invasores por todos lados”. La misma idea del invasor reemplazante aparece en el texto que el supremacista blanco Patrick Wood Crusius publicó en internet antes de perpetrar la matanza en el Walmart de El Paso (3 de agosto de 2019) que dejó un saldo de 22 muertos. El manifiesto The Inconvenient Truth hablaba de “la invasión hispánica de Texas”.

Los libros de Renaud Camus no contienen llamados a la violencia o a la eliminación, pero han sido interpretados así por una minoría radicalizada que se nutre de su prosa altamente racista y dura, por la que ya fue condenado por “incitación al odio”. Camus puede evocar con total impunidad el “genocidio por sustitución”, acusar a los musulmanes de “colonizadores” o de ser el “brazo armado de la conquista”. Para alguien que se dice pacifista, sus palabras son un incendio. Para Camus, quienes asesinan son “locos”,” idiotas”,” descontrolados” y él no debe ser considerado “cómplice” de esas matanzas. No obstante, su obra ha tenido un poderoso alcance contaminante, tanto más cuanto que los estragos de la globalización sensibilizan a sus lectores antes ideas complotistas sobre la existencia de un “remplazismo global”, o aquella acerca de la meta secreta escondida en el corazón del capitalismo: convertir a cada ser humano en un consumidor “remplazable”. Renaud Camus sostiene que basta con pasearse por Francia y por Europa y “observar la realidad del Reemplazo”. El subjetivismo es completo. Las estadísticas francesas contradicen la veracidad de esa observación. En total, 12% de la población francesa es de origen extranjero. Las cifras están muy lejos de probar su teoría. Sin embargo, los estudios de opinión muestran que un segmento consistente de la sociedad sí cree en que hay un Reemplazo en curso, y que este está organizado como un complot. La fundación Jean-Jaurés, Conspiracy Watch y la encuestadora IFOP realizaron un estudio (2018) sobre el impacto del complotismo: una persona de cada cuatro compartía la idea según la cual “la inmigración ha sido organizada deliberadamente por las elites políticas, intelectuales y mediáticas con la meta final de remplazar a la población europea por una población inmigrada”.

Camus es un heredero de las etnoobsesiones que la extrema derecha europea desarrolló desde finales del Siglo XIX. El autor de El Gran Reemplazo, en pleno Siglo XXI, modernizó el objeto del odio: antes los judíos, ahora los africanos y los musulmanes. Los líderes políticos más importantes de la extrema derecha se cuidan de no emplear el término “gran reemplazo” pero tejen sus retóricas en torno a ese concepto. En vez de “reemplazo” pueden decir, como Marion Marechal Le Pen, que la inmigración pone en tela de juicio “la continuidad histórica” de Francia. Renaud Camus ha alimentado la circulación de un consistente flujo de libros escritos a partir de su teoría, incluso por autores que antes fueron de izquierda. Es el caso del hoy racista y purista conservador Alain Finkielkraut, autor de La Identidad Infeliz”. Sumisión, de Michel Houellebecq, es una extensión bajo forma de ficción de los desvelos de Camus. El Gran Reemplazo es puro humo, una inanidad llena de miedos, percepciones fugitivas, nostalgias por un mundo blanco y católico que la colonización alteró, emociones que adquieren el estatuto de ciencia demográfica y que pueden funcionar como un manual para los soldados al servicio del odio.

efebbro@pagina12.com.ar

AMÉRICA LATINA NUEVAMENTE, LA PATRIA GRANDE PELIGRA

AMÉRICA LATINA NUEVAMENTE, LA PATRIA GRANDE PELIGRA

Quiero compartir esta entrevista publicada por iProfesional porque me parece demostrativa de ciertos tipos de análisis políticos que se están haciendo por estos días. Es llamativo que se intente comprender América Latina desde conceptos más europeos que otra cosa. En este caso, la UCEMA es una universidad argentina, patrocinada por el Centro de Estudios Macroeconómicos de Argentina, pero el análisis de la situación argentina es parcial y limitado, ignorando la historia y estructura social y política del país.

Explicar que en Argentina no ha habido desbordes sociales porque se han generado “mecanismos de inclusión y asistencialismo”, y calificar de “retorno del populismo” al triunfo del Peronismo, revela una visión sesgada cercana a las políticas que han generado los problemas que han llevado a los pueblos latinoamericanos a reacciones potentes que no reciben mayor respuesta que represión violenta.

Esto no invalida aciertos en el análisis de la situación de Chile y Bolivia, pero responsabilizar casi exclusivamente a la voluntad de “perpetuarse en el poder” de Evo Morales del golpe en Bolivia es una simplificación difícil de comprender en un analista político. Es inevitable la referencia a que no se hace la misma observación respecto de Ángela Merkel que gobierna Alemania desde el 2005.

Bolivia es un país lleno de diversidades y desigualdades. Evo consiguió sacarlo de su ancestral pobreza, pero le faltó desarrollar un poder político que le permitiera seguir desarrollando su proyecto protegido de los ataques de los sectores económicos poderosos y de derecha. Es sabido –lo he visto- que en Santa Cruz de la Sierra y Beni (hay un equipo que se llama Oriente Petrolero, por ejemplo) rechazan a las poblaciones originales. Estas regiones estaban esperando una oportunidad para sacarse al indio (Evo) de encima, y el intento de reelección fue la brecha que esperaban.

Tanto Evo como Correa en Ecuador no pudieron –o no supieron- encontrar sucesores y equipos dentro de sus fuerzas políticas para continuar con su propuesta, y los traidores a la tradición integracionista de San Martín y Bolívar, con el Imperio del Norte atrás (como siempre), que tienen paciencia y esperan su momento, les arrebataron el poder.

Ese es el momento crucial que se vive en AL, en el que nos jugamos la posibilidad de llegar a ser un bloque continental que tenga chance de desarrollarse política y económicamente en el marco de los bloques mundiales.

Hace un rato Piñera dijo: “Llegó el momento de decir basta”, ante la violencia de las acciones que superan la voluntad de manifestación pacífica de la mayoría de los chilenos; ahora bien, si la propuesta de un Congreso constituyente, en lugar de una Convención, no genera seguridad a la gente de que, por ese medio, se llegará a un texto constitucional que les dé un marco legal superior para un Chile distinto, es muy difícil que se paren las marchas, aunque la represión sea cada vez más feroz. Tengo la sensación de que Piñera está terminado, game over, pero podría ser un proceso muy sangriento para Chile.

Estemos atentos con la evolución de estas situaciones y entendamos lo que sucede realmente para que no creamos mentiras.

ESTÁN EN JUEGO LA PATRIA GRANDE, Y LAS CHICAS, POR LO TANTO, TAMBIEN. NUESTRA INGENUIDAD Y DERECHIZACIÓN SERÁN CÓMPLICES

Corbacho: “Argentina desarrolló la capacidad para contener situaciones sociales que de otro modo serían muy peligrosas”

https://www.iprofesional.com/politica/304078-crisis-chile-alejandro-corbacho-Corbacho-Argentina-pudo-contener-situaciones-sociales-muy-peligrosas

El director del Observatorio de Política Exterior (OPEX) de la UCEMA dialogó con iProfesional sobre los conflictos en Chile, Bolivia y la región en general

Por Mariano Jaimovich

25.11.2019 • 06.06hs •POLÍTICA

“El caso Chile es una muestra que en la región existe la posibilidad de un estallido social aún en situaciones donde los indicadores de desarrollo económico y social son muy positivos”, resume en entrevista con iProfesional Alejandro Corbacho, director del Observatorio de Política Exterior (OPEX) de la UCEMA, sobre el clima que está acechando a América Latina.

Los hechos parecen indicar que están aflorando problemas de desigualdad social que están presentes desde hace tiempo en los países del continente.

En el caso de Chile, para este analista político, se representa una explosión de los problemas distributivos; y en Bolivia los disturbios tienen raíz en los intentos de la clase política de perpetuarse en el poder.

– ¿Qué está ocurriendo en la región?

-En la región eclosionaron problemas que han estado presentes por un largo tiempo y a los que no se les dio o da una respuesta satisfactoria: la desigualdad y la convivencia política. Los grupos progresistas incluyen la visión de partidos socialdemócratas escandinavos con regímenes de partido único como Cuba y Corea del Norte. Se declaran muy preocupados por la desigualdad, minimizan la convivencia política, y con tal de mantenerse en el poder aceptan las prácticas no democráticas. En el lado opuesto están los grupos que hacen hincapié en sostener los mecanismos de las democracias liberales modernas en lo político y en lo económico, pero muestran problemas en distribuir la riqueza y el bienestar. Chile representa una explosión para resolver problemas distributivos y Bolivia para frenar los intentos de perpetuarse en el poder por medios fraudulentos.

-Respecto a estos dos países que presentan disturbios, ¿cómo interpreta el momento que afrontan?

-Creo que Chile y Bolivia son claras expresiones de descontento en la sociedad que responden a distinto origen. El caso de Chile es un buen ejemplo de lo que la psicología social llama frustración relativa. Ésta expresa una creciente insatisfacción y enojo por la insuficiente distribución y acceso a bienes y bienestar.

Por otra parte, en Bolivia el descontento es político y está enfocado en las autoridades que ejercen el control del Estado. Se trata de una sociedad que a pesar de la denominación de estado plurinacional todavía no termina de resolver los diferentes clivajes regionales, económicos, culturales y raciales.

– ¿Cómo cree que impactarán estos conflictos en la Argentina?

-El caso Chile es una muestra que en la región existe la posibilidad de un estallido social aún en situaciones donde los indicadores de desarrollo económico y social son muy positivos. No es sorprendente que haya efervescencia en Ecuador o Bolivia, pero sí en el país trasandino. Éste se presentaba como la excepción de la región en cuanto a desempeño económico e institucionalidad.

Por otra parte, la Argentina puede presentarse como una sociedad en constante estado de ebullición lenta con ocasionales explosiones de malestar social que rápidamente son moderadas por mecanismos de inclusión y asistencialismo. En pocas palabras, la Argentina ha desarrollado cierta capacidad para contener situaciones sociales que de otro modo serían muy volátiles y, en consecuencia, peligrosas.

Es también importante señalar que el haber tenido este año un proceso de elecciones presidenciales que se presentó con posibilidades de ganar de una opción que asegura el retorno del populismo y, más aún, el que haya ganado, mejoró para las expectativas para el futuro en los sectores que pueden ser más proclives a expresarse en forma violenta contra el actual status quo. Sin embargo, no hay que olvidar que lo que les ocurre a los vecinos son experiencias que pueden reproducirse, por copia o contagio, si existen las condiciones para que ello suceda. Debemos entonces como sociedad estar atentos porque podría acontecer.

– ¿Qué salida posible tiene Chile ante una situación que no parece calmarse?

-Como se ha estado desarrollando el conflicto en Chile, creo que con una institución emblemática que modifique la Constitución. Digo emblemática porque la misma se origina en el gobierno de facto de Pinochet en 1980, y aunque desde entonces ha sufrido modificaciones, parece que éstas no han sido suficientes y existe una demanda de un nuevo texto libre de los resabios de su origen autoritario y que plasme tanto los valores como los deseos de la sociedad de este tiempo. El actual texto constitucional es bastante rígido para su modificación, por eso la solución de cambio a través del congreso constituyente es vista como un acto de continuismo. Por lo tanto, una solución sería la de una convención constituyente que abriría la posibilidad de construir desde cero un nuevo texto constitucional.

– ¿Esto qué implicaría?

-Esto supone un desafío muy grande para la sociedad en su conjunto, pero si resulta de un acuerdo serio y responsable de las partes, serviría mejor a los fines de mejorar la vida de los chilenos. Se trata de un nuevo inicio consensuado. Este camino parece ser el que aglutinaría a la mayoría de los sectores descontentos. Sin embargo, existen todavía grupos muy violentos, en particular de jóvenes, muy alienados de la sociedad que posiblemente este cambio tampoco los conforme. En ese caso, la respuesta de la mayoría de la sociedad chilena debe hallar el modo de enfrentar y terminar incorporando a estos sectores.

– ¿Y para Bolivia qué solución ve posible?

-La solución para Bolivia no parece tampoco sencilla. Sería importante, como primera medida, disminuir la conflictividad y, por sobre todo, buscar una solución política, aceptable para las distintas partes en conflicto. Tanto los seguidores de Evo Morales como los opositores que disminuyan el nivel de animosidad. Aquí podrían jugar un papel importante figuras no militares que moderen las posiciones y que, en realidad, busquen acercar las partes y que también ordenen detener la violencia entre las partes. Por supuesto, un tema que siempre es enarbolado por ambos sectores es la intervención o injerencia externa adoctrinando, incentivando y promoviendo la lucha. De seguir ese camino, hallar soluciones se dificultará y llevará a resultados peores. Como en toda comunidad política, las soluciones exitosas deberán provenir de los propios miembros, en este caso los bolivianos, y de la aceptación de sus diferencias.

– ¿Cómo considera las reacciones del gobierno argentino y de Alberto Fernández ante estos conflictos?

-Las reacciones del gobierno argentino y de Alberto Fernández no me sorprenden porque son las que podemos esperar en función de sus posiciones respecto de su visión de la política internacional y regional en general. El gobierno de Macri se unió al desmantelamiento del Unasur, participando en la conformación de un nuevo espacio multilateral, el Prosur. Además, restableció una relación seria con los Estados Unidos, Europa Occidental, Brasil e Israel, al mismo tiempo que mantuvo un equilibrio saludable con China. Fernández, en cambio, participa del Foro de Puebla que aglutina a los líderes de la izquierda regional que están celebrando la vuelta al poder y el futuro retorno a lo que se conocía como el bloque del ALBA o Alianza Bolivariana o Socialismo Siglo XXI. Por lo tanto, ambos apoyaron las posturas que más se ajustan a su visión de cómo debería insertarse el país en el mundo.

HAY QUE DESMENTIR LOS RELATOS (NO SOLO LOS POST) MENTIROSOS, PORQUE EL QUE CALLA, OTORGA

HAY QUE DESMENTIR LOS RELATOS (NO SOLO LOS POST) MENTIROSOS, PORQUE EL QUE CALLA, OTORGA

Se ha hablado mucho de los post relatos, y su capacidad para modificar la realidad verdaderamente ocurrida, pero, desde hace un tiempo, me pregunto hasta qué punto es post, o si no es parte de la realidad que transcurre en la medida que condiciona nuestra capacidad de objetivar esa realidad, y creer que ocurren –y van a ocurrir- cosas que van un configurando una Matrix no digital. Después de todo, una Matrix es un ambiente de relación entre cosas y sucesos creado y controlado artificialmente, y esto se parece mucho.

Por lo tanto, más allá de que ese núcleo duro de nuestra clase media urbana, que se ha derechizado hasta un fascismo que uno creería que no corresponde con la evolución de la humanidad, ya no acepta nada que no corresponda a ese esquema de ideas tan primario, y a lo que le letanizan sus gurúes y trolls permanentemente, hay que discutir las mentiras y falacias que difunden.

Si una persona, tal vez un joven, una mujer, o alguien al que le hace ruido alguna situación (¿cómo no te va a hacer ruido la salvaje represión chilena, o la persecución de las comunidades aborígenes en el mismo Chile, Bolivia, Ecuador, Colombia (podría agregar Perú en el que llevan una vida esperando medidas que los favorezcan)?), valdrá la pena el esfuerzo.

LA INTEGRACIÓN LATINOAMERICANA SE CONSTRUIRÁ SOBRE LA VERDAD QUE PERMITA QUE GIECO DEJE DE CANTAR CINCO SIGLOS IGUAL

Mentir sobre Bolivia

Nov 25, 2019 |

Por Atilio A. Boron

http://atilioboron.com.ar/mentir-sobre-bolivia/

Es triste y lamentable comprobar que las artes del buen historiador que Loris Zanatta supo cultivar en el pasado se deterioraron hasta convertirlo en un propagandista. ¿De qué otro modo podría calificarse la más reciente intervención del historiador italiano a propósito de los trágicos acontecimientos en curso en Bolivia? Su nota publicada en uno de los principales matutinos de Buenos Aires es un compendio de falsedades y de ocurrencias que pretenden pasar por una interpretación rigurosa y en las cuales se quiere demostrar la irredimible malignidad de Evo Morales y, según Zanatta, su mentor: el Papa Francisco. En esta breve nota me limitaré a señalar los yerros más groseros de su intervención. Dejo para mis lectores la poco agradable tarea de examinar los demás, que son muchos.

Zanatta, como buen conservador, siente una particular aversión para con el Papa Francisco y, en consecuencia, por quien sería, según él, el líder más amado por el pontífice: Evo Morales. A partir de esa supuesta constatación el historiador italiano se hunde en el submundo de sus obsesiones y sus odios más arraigados. Se pregunta, ya instalado en ese caos de sus prejuicios “¿qué democracia puede haber donde la política es una cruzada contra el infiel, el camino hacia la redención del “pueblo elegido?” Pero, ¿habla de Estados Unidos, cuyos dirigentes y gran parte de su población creen realmente ser el pueblo elegido por el Señor para sembrar la justicia y la democracia en el mundo? ¡No, habla de Bolivia!, de la humilde Bolivia de las señoras de polleras, de un pueblo que fue explotado, oprimido y escarnecido por siglos primero por el colonialismo español y más tarde por Estados Unidos y que ni bien decidió hacerse dueño de su destino atrajo sobre sí todas las iras del averno con sede en Washington, DC. No hubo en la Bolivia de Evo ninguna cruzada contra los infieles; simplemente se gobernó para empoderar al pueblo, respaldar sus derechos, sacarlo de la pobreza y para evitar que los supremacistas blancos, los sanguinarios racistas de la Media Luna Oriental, concreten de una vez y para siempre el genocidio que borre de la faz de Bolivia a esos oscuros personajes originarios que los avergüenzan ante el mundo. Que es lo que, con la complacencia de Zanatta, o su cómplice silencio, que es igual, están haciendo hoy.

Enardecido por los vahos embriagantes de su discurso, Zanatta se interna resueltamente en el terreno del delirio político. Por ejemplo, cuando habla de “la obsesión (de Evo) por perpetuarse en el poder como un Rey Católico.” Esto por cometer la imperdonable transgresión de querer buscar una nueva re-elección si el pueblo así lo decidiera. Pero es asombroso que siendo tan sensible a este tipo de iniciativas de autoperpetuación en el poder no se hubiera también  referido a lo que al parecer es una idéntica obsesión en Ángela Merkel o Benjamín Netanyhau, para no hablar de Helmut Kohl o Felipe González, o de la propia Democracia Cristiana italiana que estuvo más de cuarenta años en el gobierno sin que manifestase la menor preocupación sobre ese desaforado afán por “perpetuarse en el poder” de aquellos dirigentes europeos o del neofascista israelí. O cuando, con absoluta irresponsabilidad habla de “la estafa electoral para evitar el triunfo de las ‘clases coloniales’ no es (solo) el fruto de un ego enloquecido; son el lógico resultado de una ideología en la que el ‘pueblo de Dios’ no piensa doblegarse ante el ‘pueblo de la Constitución’.” Este último debe, sin duda, ser el representado por Luis Fernando “Macho” Camacho que irrumpió acompañado por unos facinerosos al Palacio Quemado blandiendo una Biblia para exorcizar la herética presencia de la Pachamama; o el que personifica la ignota senadora autoproclamada presidenta del Estado Plurinacional por una Asamblea Legislativa que ni siquiera reunía el quórum necesario para sesionar, y cuyos tuits ahora convenientemente borrados revelaban un intenso odio racial contra las poblaciones originarias de Bolivia; o tal vez ese ‘pueblo de la Constitución’ tan exaltado por Zanatta sea el de aquellos probos republicanos que prendieron fuego y orinaron sobre la Wiphala, la bandera de los pueblos originarios de todo el mundo andino; o el que profirió las amenazas pre-electorales del tan alabado Carlos Mesa cuando, exhibiendo el talante democrático que tanto seduce a Zanatta,  amenazó que desconocer cualquier resultado electoral que no sea su victoria.

Cuesta creer que quien fuera un historiador profesional pueda ignorar tantos reportes de investigación que refutan su errónea (y malintencionada) tesis sobre la supuesta “estafa electoral” de Evo. Primero, ni siquiera el informe de la OEA usa la expresión “fraude” y mucho menos habla de estafa, tal como lo ha fehacientemente demostrado un estudio del Centro Estratégico Latinoamericano de Geopolítica (CELAG). Según dicho trabajo el informe de la OEA  “no aporta prueba alguna que pudiera demostrar el supuesto fraude.” Segundo, Zanatta también ignora los resultados del informe del Center for Economic and Policy Research (CEPR) de Washington y cuyos autores ratifican la rectitud de los resultados anunciados por el Tribunal Superior Electoral pues “no encuentran evidencia de que hubo irregularidades o fraude que afecten el resultado oficial que le dio al presidente Evo Morales una victoria en primera vuelta.”  Tercero, el informe de 36 páginas emitido por el más competente departamento de ciencia política de Estados Unidos en materia de estudios electorales, la Universidad de Michigan, que coincide en afirmar que no hubo fraude alguno en las elecciones bolivianas y que Evo ganó en buena ley. Dice textualmente el profesor Walter R. Mebane Jr., experto mundialmente reconocido en el estudio de fraudes electorales, que en las elecciones bolivianas se comprobó la existencia de “irregularidades estadísticas que podrían indicar fraude sólo en 274 de las 34.551 mesas de votación y que (esto) no se diferencia mucho de patrones vistos en otros comicios en Honduras, Turquía, Rusia, Austria y Wisconsin. Incluso removiendo los votos fraudulentos, el MAS tiene una ventaja superior al diez por ciento”, sentenció al final de su extenso trabajo.

De haber tenido en cuenta alguno de los aportes ya referidos el historiador italiano no hubiera podido escribir una afirmación tan descabellada como la siguiente: si se “hubieran celebrado elecciones regulares, es probable que el vencedor habría sido Carlos Mesa, hombre que garantizaba un gobierno respetuoso del pluralismo y de la democracia. En cambio, al manipular las urnas, Morales desató la guerra religiosa y se eligió ‘el enemigo’: al causar la radicalización del conflicto, hizo emerger un ‘enemigo’ que como él invoca a Dios sobre la Constitución, al ‘pueblo’ sobre la democracia.” El problema para el profesor de Bologna es que sí hubo elecciones regulares, que no se manipularon las urnas y que si alguien desató una guerra religiosa, un estallido de racismo y fanatismo religioso no fueron ni Evo ni el MAS sino su tan admirado Carlos Mesa, un politiquero irresponsable al que los prejuicios –o la conveniencia- del italiano lo llevan a percibirlo  como un hombre “respetuoso del pluralismo y la democracia” pese a que antes de llevarse a cabo las elecciones denunciaba el “fraude” que seguramente se cometería y que azuzó los peores sentimientos y prejuicios de las capas medias bolivianas para cometer toda clase de desmanes antes, durante y después de las elecciones, incluyendo, ¡oh sorpresa!, el incendio de las oficinas de las sedes departamentales del Tribunal Superior Electoral en  Sucre, Potosí, Santa Cruz y Tarija y la destrucción de la documentación electoral que podría haber comprobado el “fraude” cometido por Morales.

Podríamos extendernos en otras consideraciones sobre el artículo de Zanatta que marcan un hito irreversible en la conversión de quien fuera un serio historiador del catolicismo en un vulgar propagandista que ofrece su pluma al servicio de la derecha y el imperialismo. Habla, en su nota, de que “el país estaba en llamas” y que eso tornaba inevitable el golpe militar pero bien se guarda de decir quiénes fueron los incendiarios. Insinúa que Brasil podría haber sido uno de ellos, pero omite toda mención de Estados Unidos, barriendo bajo la alfombra toda la evidencia que habla de la activa participación de Washington en el derrocamiento de Morales. ¿Ignora acaso que el infame Jefe del Estado Mayor de las Fuerzas Armadas de Bolivia, Williams Kalimán, renunció a su cargo ni bien se consumó el derrocamiento de Morales y se radicó en Estados Unidos? ¿No escuchó lo que es vox populi en La Paz de que por su valentía republicana al “sugerirle” a Evo que debía renunciar fue remunerado por Estados Unidos con un millón de dólares gracias a una gestión realizada personalmente por Bruce Williamson, encargado de negocios de la embajada estadounidense? ¿Y que se sospecha que otros generales recibieron una cantidad similar y varios jefes de policía unos quinientos mil dólares cada uno para alentar su oportuno amotinamiento? ¿Qué tiene que decir del viaje que en Septiembre de este año realizara Ivanka Trump a Jujuy, la provincia argentina lindera con Bolivia, y en donde fuera recibida por su gobernador y algunos personajes de la política boliviana que adquirieron notoriedad durante la ofensiva destituyente?

Nimiedades: lo importante para Zanatta es repetir la cantinela que le dictan desde Washington: Evo quería eternizarse en el poder, hizo fraude y la tragedia que desató es todo por su culpa. Y la democracia podría renacer de este golpe. El plan fue muy concienzudamente elaborado por los numerosos especialistas que Estados Unidos tiene para promover “cambios de régimen”, “primaveras de colores” o simples y llanos linchamientos de líderes molestos, como hicieron con Gadaffi en Libia. Bolivia era un objetivo largamente acariciado por la Casa Blanca. Todos conocemos su adicción por ciertos recursos naturales como el petróleo o, en el caso que nos ocupa, el litio, que para el Financial Times de Londres es el equivalente de lo que fue el petróleo en el siglo veinte y que es un insumo esencial para la maquinaria militar estadounidense.  Y Evo y el gobierno de los movimientos sociales eran obstáculos inexpugnables, que no podían removerse apelando a la vía electoral, intentando fabricar líderes de la “sociedad civil” o penetrando en la cultura popular con los tentáculos de su ONG. Por lo tanto había que arrojar por la borda cualquier prurito legalista, olvidarse de la perversa sofistificación de los “golpes blandos” y  el “lawfare” y apelar sin tapujos ni culpas al golpe militar del viejo estilo, precedido por los disturbios de un lumpenaje contratado que pudo sembrar el caos en las principales ciudades de Bolivia gracias a que las fuerzas policiales, compradas por del imperio, les dejaron la calle liberada para crear una situación socialmente insostenible y justificatoria del golpe de estado.

Zanatta no puede desconocer todo esto. Por eso lo suyo, en verdad, es un escándalo. La treintena de muertos, cientos de heridos y detenidos, los desaparecidos, la policía gaseando a los deudos que llevaban los ataúdes de sus seres queridos al cementerio, los incendios de oficinas gubernamentales, las intimidaciones y las cobardes amenazas a los familiares de funcionarios y legisladores del MAS para que traicionaran a Evo, todo este espanto, todo este derrumbe del orden democrático y de la paz social, le resbalan al historiador italiano por su piel de foca, para retribuirle una metáfora que insolentemente le dedica a Evo en su libelo. Hay que mentir, le dijeron, por el bien del imperio y de la civilización del capital. Acabar con Evo y el Mas y, de paso, socavar la autoridad de Francisco. Y el ex historiador arroja su antiguo prestigio a los perros y obedece la orden, con ganas. Lástima y vergüenza.

HAY UN NIÑO EN LA CALLE…, Y MUCHOS/AS LO ODIAN

HAY UN NIÑO EN LA CALLE…, Y MUCHOS/AS LO ODIAN

 

Esta mañana puse algo de la música que tengo en mp3 y sonó un tema que he escuchado muchísimas veces: la versión de Hay un niño en la calle de Armando Tejada Gómez de la Negra Sosa y René Pérez (Calle 13). Para mí es un tema de culto por el contenido, los cantantes, la música, todo…, y volví a escucharlo con la misma emoción y sentimientos de siempre.

Un rato después abro el Diario Los Andes y me encuentro con esta Nota de Opinión de José Niemetz, el alvearense autor de Tú eres para mí, la novela que recibió el Premio que se menciona, y quedó claro lo que tenía que publicar en este blog.

Queda para otra entrada el tema de cómo un sector de nuestra clase media urbana (en el que incluyo, con mucho dolor, amigos/as, parientes, gente relevante) ha llegado a ese nivel de odio por los pobres, niños/as incluidos.

Creo que no es menor el peso de las redes sociales en el desarrollo de este relato que desprecia y descalifica a los frutos inculpables de los procesos de exclusión que se originaron el en siglo XX. En ese ámbito aparecen personajes con mensajes indignos de la condición humana, mucho menos de los espacios religiosos en los que se inscriben muchos/as. Por supuesto, destaco los mensajes que han surgido sobre las comunidades aborígenes, desde antes de los hechos actuales de Bolivia. Son vergonzosos, más en una clase media que uno conoció distinta. Nací en Las Heras, y mis vecinos y amigos eran humildes, o apenas clase media sin auto, televisor ni celular.

¿Para eso mejoramos nuestro nivel adquisitivo?

ESPERO QUE LOS JÓVENES, SOBRE TODO LAS MUJERES, QUE HAN DEMOSTRADO QUE QUIEREN UNA SOCIEDAD DISTINTA, AVANCEN EN LA CONSTRUCCIÓN DE ÁMBITOS SOCIALES FRATERNOS, CON UNA OPCIÓN PREFERENCIAL POR LOS POBRES, COMO LO PIDIERON LOS DOCUMENTOS DE PUEBLA Y MEDELLÍN.

 

Brian Gallo (o la banalidad del mal)

Por José Niemtez – Escritor. Premio Novela Clarín 2018

https://www.losandes.com.ar/article/view?slug=brian-gallo-o-la-banalidad-del-mal-por-jose-niemtez

 

“No hay pensamientos peligrosos; el pensamiento es lo peligroso” (Hanna Arendt)

Afirmemos esto como para iniciar la nota: quien publicó en las redes la foto de Brian Gallo con su gorra volteada y su equipo de gimnasia, no está loco ni es un perverso, ni un monstruo, ni siquiera es (necesariamente) una “mala” persona. Afirmo esto no sólo sobre quien realizó esa publicación espantosamente racista sino, además, sobre los cientos y cientos que la replicaron acordando en su contenido. Uno de ellos (una tal ‘Pilistar’) escribió: “Como con la pala no hay caso, los pibes chimbas nos curran con las elecciones”.  Miré el perfil de esta persona “Pilistar” y me encontré con una activa militancia pañuelo celeste, “pro-vida”, las “dos vidas”, contra extranjeros en hospitales y universidades argentinas y, claro, contra los “villeros”. Vi que el tópico de la “pala” destinada a los pobres (no a los como ella) se repetía en varias publicaciones. Vi la calificación “choriplaneros”, “negros de mierda”, para designar a quienes festejaban el día de las elecciones. En síntesis: vi odio. Vi odio militante. El odio digital con el que cotidianamente convivimos en las redes y que proyecta al odio que se esconde en las calles.

Pilistar y cientos y cientos de twitteros, se encuentran auténtica y legítimamente preocupados por su seguridad y la de sus bienes. Con esmero didáctico nos han enseñado a identificar en los pibes de gorra y equipos de gimnasia al “otro”, al enemigo, al peligroso, al que se encuentra agazapado al acecho de nuestra vida y de nuestros bienes.

¿Cómo ha sido que hemos llegado a priorizar este concepto tan superficial de seguridad frente al (por ejemplo) empresario que lava dinero y lo coloca en un paraíso fiscal? O el que adultera los productos que fabrica. O el que tiene trabajadores precarizados. Como si el pibe con la gorra volteada que amenaza a nuestro celular nos provocara más daño que el político y el empresario que negocian una coima. 

Hanna Arendt acuñó en 1961 la expresión “banalidad del mal”, tras asistir al juicio a Adolf Eichmann, el arquitecto del holocausto que exterminó a millones de seres humanos. Contra quienes esperaban una especie de monstruo hollywoodense, un psicópata feroz, una especie de “Guasón” pintarrajeado vociferando carcajadas y espantando a sus interlocutores, en el proceso se presentó un “señor simple, humilde, casi normal”, dice Arendt. Eichmann podría ser el vecino o el tío de cualquiera de los ahí presentes. Y precisamente esto, el hecho de que el mal puede estar en cualquiera de nosotros, es lo que hizo del trabajo de Arendt algo tan perturbador y polémico.

Individuos que se acogen perfectamente a las reglas, que obedecen ciegamente las instrucciones que reciben y que, fundamentalmente, no reflexionan sobre el bien y el mal. Siniestros burócratas. Diría marionetas, pero de las peores: de las que ignoran la existencia de los hilos que las conducen.

¿Será exagerado de mi parte relacionar la figura del que publicó la imagen de Brian con la de Eichmann? ¿Por qué? ¿Dónde empieza el mal? ¿Acaso precisamos de un Auschwitz para comenzar a hablar del mal?

Ciertamente cuando leí la consigna del presidente electo en Twitter, proclamando que “todos somos Brian”, se me ocurrió preguntarme si en realidad no seremos todos mucho más Eichmann que Brian.

La construcción de un otro que me amenaza, un otro al que debo temer, del que debo cuidarme, parece estar en la raíz de cuanto sistema social ha construido el ser humano. Una Argentina blanca, rubia, burguesa, heterosexual, instituye su estereotipo de lo que es el bien, y lo que es el mal; lo que es una familia, lo que es normal y, claro, de lo que corresponde como “autoridad de mesa”.

¿Desde qué moral Eduardo Bolsonaro (el hijo del presidente brasileño) se burla de Estanislao, el hijo de Alberto Fernández? ¿Cómo una psiquis llega a construir la convicción de ser superior por el básico hecho de portar una ametralladora? ¿Cómo será ese misterioso camino a través del cual un supuesto hombre duro que esconde tras un arma una sexualidad endeble, se burla de quien hace de su propia identidad un motivo de orgullo?

¿Esperaremos a que Sprite haga un conmovedor y lacrimógeno comercial sobre los “pibes de gorra” para experimentar algo de empatía hacia ellos? ¿A ese punto absurdo habrán llegado nuestras demandas educativas?

La reina mala de Blancanieves tenía la sana costumbre de hablar con el espejo… con el espejo que le respondía lo que ella deseaba escuchar. Si por algún desperfecto técnico el espejo llegaba a responder que “otra era la más bella del reino”, corría el riesgo de estallar en añicos contra el piso. Tal vez haya sido con Sarmiento con quien aprendimos a mirarnos en un espejo al que interrogábamos, en francés o en inglés, sobre si somos los más bellos del planeta. El otro espejo de nuestra identidad, el que nos devuelve la imagen de Brian (y la de todos los “bárbaros” que obstinadamente andan metiendo las patas en la fuente de la civilización), parece funcionar como un perfecto artefacto donde proyectar la violencia de vastos sectores de nuestra sociedad.

Hay que decir de una buena vez que esa categoría teórica (bastante etérea, por cierto) a la que se ha bautizado como “grieta” (y que recién ahora, como aparece en los medios, muchos han descubierto), proviene desde el fondo de nuestra historia y la hemos aprendido y practicado meticulosamente en la Argentina. Hemos sido excelentes alumnos de una auténtica pedagogía del odio. Es por ello que me pregunto, en el ficcional caso de que superemos nuestro odio hacia los pibes de gorra… ¿dónde pondremos tanto odio como el que hemos aprendido?

ADOLFO ARIZA

ADOLFO ARIZA

Autor del Blog

¿Querés suscribirte al blog?

Sólo necesitás indicar tu e -mail y te enviaré mis posts, cada vez que publique uno nuevo.

LAS BURBUJAS DE PODER, NEGOCIOS Y DINERO, ¿NOS HAN SERVIDO DE ALGO?

LAS BURBUJAS DE PODER, NEGOCIOS Y DINERO, ¿NOS HAN SERVIDO DE ALGO?

Me interesó el tema de la nota de Krugman, aunque entendí poco los párrafos finales. Creo que hemos tenido en Argentina una experiencia –por finalizar, Deo gratias- de gente con mucha plata en el poder. Puse en negrita unos párrafos que me parecieron claves para entender algunas de las causas del fracaso estrepitoso de la gestión macrista.

En realidad, cuando fue el inicio de este Gobierno, siempre manifesté mis dudas en cuanto a que esa experiencia en el mundo empresario fuera, necesariamente, un buen antecedente para conducir un país. En primer lugar, la meritocracia –término falaz, si los hay- no se aplica decisivamente en las empresas, grandes, medianas o chicas. Los/las hijos/as (pero sobre todo los varones, obvio) del dueño van a ocupar cargos en la empresa, sean competentes o unos nabos o vagos. Como nuestro Presidente es un buen ejemplo de heredero de empresario rico, me voy a ahorrar mayores comentarios. Esto puede hacerse extensivo al novio de la nena, o algún/a sobrino/a inevitable.

Además, tomar decisiones en las empresas tiene poco que ver con la gestión pública. Un directivo o el dueño de aquéllas decide tomar una medida, y lo hace sin que haya muchas posibilidades de oponerse, es más, por lo que explica Krugman, siempre habrá chupamedias que alabarán su capacidad estratégica, aunque piensen que está equivocado.

En el Estado, aunque también hay chupamedias que buscan el calor del poder, hay más factores que intervienen en la toma de decisiones, y es necesario contar con una superior capacidad de negociación y persuasión.

También ha sido evidente que esta gente rica vive en una burbuja, y que no comprendió la realidad de Argentina ni del mundo, lo que le costó perder las elecciones a los cuatro años de un proyecto de, por lo menos, doce.

Lo que le faltó a analizar a Krugman es un tema clave, que, en el caso de funcionarios que son –o han sido- propietarios de empresas (o empleados jerárquicos, o cualquier tipo de relación incompatible con la función)- ha generado, y genera, hechos de corrupción, sobre todo en un país que no tiene un sistema legal que nos proteja de las tentaciones que producen el poder y la posibilidad de aprovechar la posición para apoderarse del dinero de los argentinos.

Ojalá que el próximo Gobierno logre –además de las muchas medidas de total urgencia- establecer un sistema anticorrupción eficaz que sea independiente de cualquier voluntad política de cualquier Gobierno.

Así combaten la corrupción en otros países, como EEUU, por ejemplo. Es necesario recordar -sobre todo a aquellos/as que piensan que es un problema de los argentinos, que somos malos y corruptos, no como en otros países, que están vías de beatificación- que la corrupción es un problema de los humanos, en cualquier país o época. Solo mencionaré dos casos recientes de Argentina: Autopistas del Sol S.A., cuya accionista era el Grupo Socma de la familia Macri y Parques eólicos, que demuestran que es relativamente fácil hacer negocios turbios.

No es que la corrupción la inventó el macrismo, y hay muchas causas en las que no tiene –creo- responsabilidad, pero, como parte de su estrategia política fue manejar decisiones judiciales para perjudicar a los rivales, o a quienes estorbaban sus propósitos, quedará para el próximo Gobierno lograr un acuerdo con el sistema judicial para terminar con esas causas, estableciendo culpabilidades reales, y las sanciones correspondientes.

O sea, la burbuja de los ricos en el Gobierno nos explotó para mal (hay encuestas en las que nadie encuentra una medida positiva en la gestión de Macri, lo cual parece una exageración, seguro, pero, si vemos los indicadores sociales y económicos del país, tiene su explicación).

Esto nos lleva a analizar otro factor que también nos afecta en Argentina: la creencia bastante generalizada de que la política no sirve para nada, de que los políticos tienen la culpa de todo lo malo que nos pasa. Recordemos el que se vayan todos del 2001 –de paso, se fueron muy pocos-, que quedó como cliché habitual de nuestra clase media urbana. Difícil negarlo, pero no deja de ser una simplificación que no explica la multiplicidad causal de las cosas que le suceden a los países. Hace unos días hemos podido elegir democráticamente y en paz otro modelo de Gobierno, eso es un enorme logro que nos pone a la cabeza, junto con México, de la política en América Latina (este mérito incluye a los/las políticos/as también). Además, ese cliché –en muchos/as- coincide con una falta de voluntad participativa en las acciones de la sociedad que nos afectan a todos/as, que es la política que podemos, y debemos ejercer.

No sé si se puede llamar a esto burbuja, pero, es una visión que debemos superar, si queremos que se terminen las crisis cíclicas, y que lleguen a los puestos de Gobierno, o legislativos, los idóneos que trabajen por los intereses de la mayoría de los argentinos.

APROVECHEMOS LA OPORTUNIDAD, NO ESPEREMOS DE LOS GOBIERNOS LO QUE ES NUESTRO DERECHO Y OBLIGACIÓN

Estallando la burbuja de los multimillonarios

En EEUU hubo dos eras económicas: una que termina por ahí en 1980 y la era de la creciente desigualdad a partir de allí.

Por Paul Krugman – Premio Nobel de Economía

https://www.losandes.com.ar/article/view?slug=estallando-la-burbuja-de-los-multimillonarios-por-paul-krugman

Ser inmensamente rico no es bueno para tener sentido de la realidad.

Los multimillonarios no son necesariamente malas personas y la mayoría probablemente no lo sean. Sin embargo, algunos lo son y mi intuición anticientífica me dice que es más probable que los megarricos demuestren un mal juicio deformado por su ego incontrolado que el resto de nosotros, en particular en la esfera política.

No es difícil ver por qué: la gran riqueza atrae a gente dispuesta a decirle a un hombre extremadamente rico (o mujer, pero el egoísmo político es primordialmente una característica masculina) lo que quiere oír. En la arena política esto significa decirles a los multimillonarios que sus abundantes retribuciones financieras son tan solo una fracción de la enorme contribución que han hecho a la sociedad y que el pueblo les suplica que asuman el papel de líderes que les corresponde.

Pongámoslo de esta manera: hoy en día, a muchas facciones políticas se les acusa, con más o menos razón, de vivir en alguna especie de burbuja, fuera de contacto con la realidad estadounidense. Pero pocos viven tan inmersos en una burbuja como la élite multimillonaria y su séquito.

Ahora los multimillonarios en la burbuja se encuentran en un entorno en el que las preocupaciones sobre la creciente desigualdad, y la extraordinaria concentración de la riqueza en muy pocas manos, por fin parecen estar cobrando impulso político. Y no lo están tomando muy bien que digamos.

Por razones obvias, hablaré de Michael Bloomberg más adelante, pero, primero, permítanme hablar sobre la economía y la política de los multimillonarios en general.

Así que ¿los multimillonarios en general hacen enormes contribuciones a la sociedad?

Para decir eso, no basta con argumentar que se han ganado su riqueza haciendo cosas productivas. Hay que argumentar que su riqueza no es lo único que han añadido al ingreso nacional.

Y ese es un argumento difícil de hacer cuando analizamos cómo la mayoría de estas personas han hecho sus fortunas. Después de todo, muchos de ellos se hicieron ricos en las finanzas y la industria inmobiliaria.

Ahora bien, no hace mucho tiempo, la economía mundial estaba por los suelos debido al estallido de una enorme burbuja inmobiliaria, que desestabilizó un sistema financiero ya bastante debilitado por “innovaciones” que supuestamente nos trajeron más riqueza -y que ciertamente enriquecieron a algunos embaucadores-, cosa que no fue así, y que acabaron por ponernos en un mayor riesgo de crisis. ¿Realmente quieren pronunciarse a favor de que los multimillonarios de la industria financiera han sido grandes benefactores?

El siguiente grupo más grande de adinerados, por cierto, hizo su fortuna en la moda y las ventas minoristas. La tecnología apenas ocupa el cuarto lugar, y cualquiera que siga las noticias lo sabe, existen algunas preguntas serias sobre hasta qué punto las grandes fortunas tecnológicas son versiones modernas de los botines monopólicos obtenidos por capitalistas obsoletos y sin escrúpulos.

También vale la pena destacar que a la economía estadounidense solía irle bien sin tantos millonarios como los que tiene ahora.

La historia económica estadounidense desde la Segunda Guerra Mundial casi se puede dividir en dos mitades: una primera era, que termina por ahí de 1980, durante la cual la fiscalización progresiva, los sindicatos fuertes y las normas sociales limitaron la acumulación de extrema riqueza en el estrato más alto de la sociedad, y la era de la creciente desigualdad a partir de entonces. ¿Acaso la nueva prosperidad de los plutócratas “se filtró” al país en conjunto? No, al menos no según las medidas que yo conozco. Por ejemplo, la “productividad multifactorial”, la medida económica estándar del avance tecnológico (no pregunten), ha aumentado solo la mitad desde el punto de quiebre de 1980 en comparación con la era anterior.

¿Qué hay de la política? Muchos en Wall Street y una parte importante de la punditocracia son liberales en lo social, pero conservadores en lo económico, o al menos se inclinan hacia ese lado. Es decir, están a favor de la igualdad racial y los derechos LGBTQ, pero en contra de los aumentos de impuestos importantes a los ricos y la gran expansión de los programas sociales. Y ese es un punto de vista perfectamente coherente.

No obstante, en el interior de la burbuja de los multimillonarios, todos creen que sus posturas tienen un amplio atractivo popular. Pues no es así. La mayoría de la gente, incluidos muchos que se dicen republicanos, quieren ver impuestos más elevados a los ricos y un mayor gasto en programas sociales; pero, muy poca gente combina esos sentimientos con la hostilidad racial y el iliberalismo (Sistema de gobierno en el que, a pesar de que tienen lugar elecciones, los ciudadanos están apartados del conocimiento de las actividades de quienes ejercen realmente el poder debido a la carencia de libertades civiles, y por ello no es una “sociedad abierta”) social, razón por la cual parecen votar en contra de sus propios intereses económicos.

A lo sumo, podemos decir que el distrito a favor del liberalismo social más el conservadurismo fiscal abarca solo un porcentaje mínimo del electorado. Cuando Howard Schultz (¿lo recuerdan?) apareció ondeando esa bandera para ver si alguien estaba de acuerdo, solo alrededor del 4% de los electores lo estuvieron. Y los primeros indicadores no muestran que a Bloomberg le esté yendo mejor, aun cuando, siendo alguien que dirigió con éxito Nueva York, tenga mejores argumentos que ofrecer.

No estoy diciendo que la sociedad estadounidense esté necesariamente lista para alguien como Elizabeth Warren o Bernie Sanders. Me preocupa en especial la política de “Medicare para todos”, no debido al costo, sino porque proponer la abolición de la seguridad privada podría inquietar a decenas de millones de electores de clase media.

Pero la idea de que Estados Unidos solo está esperando a que un empresario multimillonario sea el salvador que hace su entrada cabalgando sobre un corcel blanco, o más bien, como pasajero en una limusina negra, es sencillamente tonta. De hecho, es el tipo de cosas que solo un multimillonario podría creer.

© The New York Times 2019.

Todos los derechos reservados.

LA INTELIGENCIA ARTIFICIAL APRENDE TODO DE NOSOTROS HASTA NUESTROS PREJUICIOS

LA INTELIGENCIA ARTIFICIAL APRENDE TODO DE NOSOTROS HASTA NUESTROS PREJUICIOS

 

Hace un tiempo apareció mucha información sobre los “big data” (término que describe el gran volumen de datos, tanto estructurados como no estructurados, que inundan los negocios –y otras áreas- cada día. No es la cantidad de datos lo que importa, sino lo que hacen las organizaciones hacen con los datos. Big Data se puede analizar para obtener ideas que conduzcan a mejores decisiones y estrategias.)

De alguna manera pareció que nuestra capacidad cognitiva, y todo lo que deriva de esto, había quedado superada por las tecnologías que manejan esa inmensa masa de información, y quedábamos a merced de las empresas y Gobiernos que controlan esos sistemas, y que podrían hacernos decidir lo que se propusieran: comprar lo que quisieran, elegir al gobernante que se les antojara, por ejemplo.

El tema es que ese es un poder factible, por lo menos desde lo teórico, pero, en la realidad esas tecnologías son productos humanos, desarrolladas a partir de criterios humanos, porque, si no, no nos servirían; por lo tanto, esa subjetividad las tiñe, las potencia, y, claro, las limita. Es un tema complicado: ¿intentamos producir una Inteligencia Artificial (IA) perfecta, sin ninguno de nuestros defectos? ¿Esos rasgos no tienen que ver con nuestra idiosincrasia, con nuestro modo de ser, nuestra idea de la vida?

Pensemos en Matrix: en definitiva, cuando Neo logra evadirse de ella, descubre que está en una matriz mayor, no muy diferente de la anterior. Estas ficciones se construyen sobre las ficciones en las que cree la especie humana, y que ha ido construyendo a lo largo del tiempo. ¿La religión no es una de ellas? ¿El comunismo, el neoliberalismo?

Mi objetivo es que sean razonablemente escépticos, porque hay gente que quiere que creamos en cosas que les sirven a ellos, y hay que ver si a nosotros también.

 

La inteligencia artificial aprende todo de nosotros hasta nuestros prejuicios

Los científicos todavía están aprendiendo cómo funcionan las tecnologías como BERT, llamadas “modelos de lenguaje universal”.

Por Cade Metz – New York Times. 2019

https://www.losandes.com.ar/article/view?slug=la-inteligencia-artificial-aprende-todo-de-nosotros-hasta-nuestros-prejuicios

 

El otoño pasado, Google anunció una tecnología innovadora de inteligencia artificial llamada BERT que cambió el modo en que los científicos construyen los sistemas que aprenden cómo escribe y habla la gente.

Sin embargo, BERT, tecnología que ahora está integrada en servicios como el motor de búsquedas en internet de Google, tiene un problema: tal vez está adoptando prejuicios del mismo modo en que un niño imita el mal comportamiento de sus padres.

BERT es uno de varios sistemas de inteligencia artificial que aprenden una cantidad inmensa de información digitalizada que proviene de fuentes tan variadas como libros viejos, artículos de Wikipedia y notas periodísticas. Es probable que en todo ese material estén integradas décadas e inclusos siglos de prejuicios, además de algunos nuevos.

Por ejemplo, es más probable que BERT y sus pares asocien a los hombres con la programación de computadoras y, por lo general, no les dan a las mujeres todo el crédito que merecen. Un programa decidió que casi todo lo que se había escrito sobre el presidente Donald Trump era negativo, aun cuando el contenido real era halagador.

A medida que se instale inteligencia artificial nueva y más compleja en una variedad cada vez mayor de productos, como los servicios de publicidad en línea y el software empresarial o los asistentes digitales parlanchines como Siri de Apple y Alexa de Amazon, recaerá presión sobre las empresas tecnológicas para prevenir los sesgos inesperados que se están descubriendo.

Sin embargo, los científicos todavía están aprendiendo cómo funcionan las tecnologías como BERT, llamadas “modelos de lenguaje universal”, y a menudo quedan sorprendidos con los errores que tiene la nueva inteligencia artificial.

Una tarde reciente en San Francisco, mientras hacía investigación para un libro sobre inteligencia artificial, el computólogo Robert Munro introdujo cien palabras a BERT: “joyería”, “bebé”, “caballos”, “casa”, “dinero”, “acción”. En 99 de los 100 casos, BERT tendía a asociar más esas palabras con hombres que con mujeres. La palabra “mamá” fue el valor atípico.

“Es la misma inequidad histórica que siempre hemos visto”, comentó Munro, quien tiene un doctorado en lingüística computacional y solía supervisar la tecnología de lenguaje natural y traducción en Amazon Web Services.

En una publicación de blog, Munro también describe cómo examinó los servicios de cómputo en la nube de Google y Amazon Web Services que ayudan a otros negocios a agregar capacidades lingüísticas en aplicaciones nuevas. Los dos servicios fueron incapaces de reconocer el pronombre “suya”, aunque identificaron de manera correcta “suyo”.

“Estamos conscientes del problema y estamos tomando las medidas necesarias para abordarlo y solucionarlo”, mencionó un vocero de Google. “Mitigar los prejuicios en nuestros sistemas es uno de nuestros principios para la inteligencia artificial y una de nuestras prioridades”, precisó. Amazon no respondió a varias solicitudes para ofrecer comentarios.

Desde hace tiempo, los investigadores han advertido sobre los prejuicios en la inteligencia artificial, que aprende a partir de inmensas cantidades de datos, incluidos los sistemas de reconocimiento facial que usan los departamentos de la policía y otras agencias gubernamentales, así como algunos servicios populares en internet de gigantes tecnológicos como Google y Facebook. Por ejemplo, en 2015, la aplicación Google Fotos fue sorprendida etiquetando a afroestadounidenses como “gorilas”. Los servicios que Munro escudriñó también mostraron prejuicios en contra de las mujeres y las personas de raza negra.

BERT y otros sistemas similares son mucho más complejos, demasiado complejos para que alguien pueda predecir qué harán al final. “Incluso las personas que construyen estos sistemas no comprenden cómo se comportan”, señaló Emily Bender, profesora de la Universidad de Washington que se especializa en lingüística computacional.

BERT es uno de muchos modelos de lenguaje universal que se utilizan en la industria y la academia. Hay otros llamados ELMO, Ernie y GPT-2. A manera de broma entre los investigadores de la inteligencia artificial, a menudo les dan nombres de personajes de Plaza Sésamo (BERT es la abreviatura de Bidirectional Encoder Representations from Transformers, en español Representaciones de Codificador Bidireccional de Transformadores).

Estos sistemas aprenden los matices del lenguaje analizando cantidades enormes de textos. Un sistema que creó OpenAI, un laboratorio de inteligencia artificial de San Francisco, analizó miles de libros autopublicados, entre ellos novelas románticas, de misterio y de ciencia ficción. BERT analizó la misma biblioteca de libros y miles de artículos de Wikipedia.

Al analizar todos estos textos, cada sistema aprendió una tarea específica. El sistema de OpenAI aprendió a predecir la siguiente palabra en una oración. BERT aprendió a identificar la palabra faltante en una oración (como en “Quiero ____ ese auto porque es barato”).

Mediante el aprendizaje de estas tareas, BERT llega a comprender de manera general cómo une la gente las palabras. Luego puede aprender otras tareas analizando más datos. Como resultado, permite que las aplicaciones de inteligencia artificial mejoren a un ritmo que antes era imposible de lograr.

“BERT cambió todo por completo”, comentó John Bohannon, director de ciencia en Primer, una empresa emergente de San Francisco que se especializa en tecnologías de lenguaje natural.

Google ha utilizado BERT para mejorar su motor de búsqueda. No obstante, las herramientas como BERT incorporan los prejuicios, según un artículo de investigación que acaba de publicar un equipo de computólogos de la Universidad Carnegie Mellon. Por ejemplo, el artículo mostró que es más probable que BERT asocie la palabra “programador” con hombres que con mujeres. Los sesgos del lenguaje pueden ser un problema particularmente difícil en sistemas conversacionales.

“Es la misma inequidad histórica que siempre hemos visto”, comentó robert Munro, quien tiene un doctorado en lingüística computacional.

ADOLFO ARIZA

ADOLFO ARIZA

Autor del Blog

¿Querés suscribirte al blog?

Sólo necesitás indicar tu e -mail y te enviaré mis posts, cada vez que publique uno nuevo.

UNA MIRADA AL PAPEL DE LAS IGLESIAS EVANGÉLICAS EN AL, POR EL QUIQUE DUSSEL

UNA MIRADA AL PAPEL DE LAS IGLESIAS EVANGÉLICAS EN AL, POR EL QUIQUE DUSSEL

 En 1965 empecé a cursar el Profesorado en Literatura en la Facultad de Filosofía y Letras de la UNCuyo. No voy a intentar ser preciso con las fechas, porque no me interesa. En cierto momento, tuvimos algunos encuentros en la casa del Quique Dussel, en la calle San juan, donde topa (en mendocino) Don Bosco. Después, se puso pesado, hubo bombas, y una en esa casa. El Quique salió, con el hilo en una pata, de Argentina, y se radicó en México. Nosotros vivimos lo que vivimos, afortunadamente solo perdí mi carrera de investigador y docente universitario. Hoy me llegó esta entrevista que le han hecho. Sigue dándonos claridad conceptual en temas claves. Es un video largo, pero necesario. Lo comparto con Uds. 
ADOLFO ARIZA

ADOLFO ARIZA

Autor del Blog

¿Querés suscribirte al blog?

Sólo necesitás indicar tu e -mail y te enviaré mis posts, cada vez que publique uno nuevo.

CUARENTA Y CINCO DÍAS EN AMÉRICA LATINA: SITUACIONES INESPERADAS, PERO QUE VIENEN DE SIGLOS

CUARENTA Y CINCO DÍAS EN AMÉRICA LATINA: SITUACIONES INESPERADAS, PERO QUE VIENEN DE SIGLOS

El 1º de octubre, el Presidente de Ecuador, Lenin Moreno determinó la eliminación de subsidios al diésel y a las gasolinas de uso extendido. Esto causó una fuerte reacción de la Sociedad ecuatoriana que obligó al Presidente a echar atrás su decisión. Primero habían sido los gremios del transporte que el Gobierno logró neutralizar con algunas medidas reparatorias, pero la que definió la situación fue la Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador (Conaie), la mayor organización de masas del país, que no demandaba solo la derogatoria del famoso decreto 883, sino que cuestionaba el modelo económico en sí que se aplicaba en Ecuador con el aval del FMI y de otros multilaterales (particularmente el BID).

En los 45 días siguientes “pasaron cosas” poco esperables por la mayoría de nosotros, pero comprensibles y justificadas, a pesar de la violencia que lamentamos, del lado que sea.

En Santiago de Chile, el detonante de las protestas que luego se extendieron al resto del país y que aún continúan, fue el alza en la tarifa del sistema público de transporte de Santiago, que entró en vigor el domingo 6 de octubre de 2019. Tras el aumento de las tarifas, centenares de estudiantes se organizaron para realizar actos de evasión masiva en el Metro de Santiago. Como en Ecuador, la consigna excedía el hecho puntual que ocasionó la reacción: “No son 30 pesos, son 30 años”. La diferencia es que, mientras que en Ecuador se inició un proceso institucional que detuvo la protesta social, por lo menos temporalmente, en Chile no se ha logrado lo mismo, y la presencia de multitudes en las calles, la violencia de los desmanes (que no se pueden generalizar porque hay una enorme protesta pacífica) y la exagerada represión de los “pacos” (Cuerpo de Carabineros (Policía militarizada)) que actúa con mucha autonomía, están llevando la situación a un punto inimaginable en el que se presentaba como modelo de desarrollo político económico en América Latina.

Bolivia se encuentra inmersa en una ola de protestas que ha provocado múltiples consecuencias tanto a nivel interno como externo. La renuncia de Evo Morales y la asunción de la nueva presidente interina Jeanine Áñez, quien llegó al poder mediante un “golpe de Estado”, han generado una crisis y descontento social que afecta tanto a nativos como a extranjeros que residen en el vecino país. El papel de la OEA, del mismo Trump, reconociendo como Presidente a alguien que se autoproclamó sin ningún respaldo institucional, salvo el de parte de las FFAA bolivianas, la movilización de las comunidades indígenas, que no se asustan fácil, el modo en que las demás naciones latinoamericanas han enfrentado la situación, hacen de difícil previsibilidad el desenlace de esta crisis.

En el mismo lapso, en Argentina, en las elecciones generales Fernández triunfó en primera vuelta con el 48,24% de acuerdo con el escrutinio definitivo, seguido por Macri, con un 40,28%. El Financial Times se refirió al triunfo del binomio del Frente de Todos como “el comienzo de una nueva era” y destacó que “los peronistas de Argentina regresan al poder”.

Si analizamos las causas objetivas de las reacciones en Ecuador y Chile, en comparación con Argentina, vemos que, según el Instituto Estadístico de los Trabajadores de la UMET, la inflación en octubre fue del 4,1 por ciento y acumula en doce meses un alza del 51,9 por ciento. Desde noviembre de 2015, calcula la UMET, el poder adquisitivo del salario registrado muestra un deterioro del 18,5 por ciento, lo cual explica el derrumbe del consumo en el mercado interno.

Entonces, ¿por qué no hubo en Argentina una grave reacción como la del 2001?

En primer lugar, porque lo del 2001 dejó huellas, y los actores sociales y políticos fueron muy prudentes para no generar otra situación como esa, que causó enormes daños, sobre todo a los más vulnerables. Esa estructura de gremios y sindicatos, organizaciones de la sociedad civil, y actores políticos y sociales fue un cauce que permitió que el descontento de la sociedad se manifestara sin caer en manifestaciones inmanejables, aunque hubo muchas expresiones de reclamo ante la pésima gestión macrista.

En segundo, y ligado con lo anterior, por la expectativa de que las elecciones permitieran modificar la política del país en favor de los perjudicados por los planteos neoliberales –mal gestionados, además- del Gobierno.

Los resultados de esas elecciones demuestran lo que digo arriba, y me hacen sentir muy orgulloso de esta expresión de madurez democrática, que permite plantear alternativas políticas que defiendan lo nacional y lo popular, y propender a una economía al servicio de la mayoría de la gente.

Si alguien se hubiera dormido el 1º de octubre, y despertara hoy, probablemente pensaría que está en mundo distinto, y tendría razón.

Son situaciones posibles, hasta deseables, si tenemos en cuenta el larguísimo tiempo de inequidad e injusticia que afrontan nuestros pueblos latinoamericanos, sobre todo los más vulnerables, que mayormente son los pueblos originarios, que están diciendo basta. Son los indígenas bolivianos, que son menospreciados por la aristocracia (acá no cabe con “olor a bosta”, como la calificaba Sarmiento, pero podría ser perfectamente) cruceña, del Oriente de Bolivia.

Por eso, elegí para compartir, esta nota de Nodal, que habla de una de las varias acciones de Alberto Fernández, Presidente electo de los argentinos, cuando habla de las detestables e injustas acciones imperiales del Presidente de los EEUU (Dios mío, nunca había visto tantos PRESIDENTES MALOS, SOBERBIOS, TONTOS Y MALEDUCADOS COEXISTIENDO EN UNA MISMA ÉPOCA).

Eso es lo que espero del Presidente de los argentinos: gestos de latinoamericano independiente, para que podamos alguna vez conformar un bloque integrado que pueda defender nuestros intereses. Hasta hace poco parecía que los países del Pacífico nunca participarían de un proyecto así. Hoy no lo sé, y hay que buscarlo con toda el alma.

Alberto Fernández a Trump por Bolivia: “EEUU retrocedió décadas y volvió a las peores épocas de los 70”

13 noviembre, 2019

Alberto Fernández provocó este martes un primer roce en el proceso de recomposición de las relaciones con Estados Unidos. Las críticas del presidente electo contra la administración de Donald Trump por su actitud frente a la caída de Evo Morales, en Bolivia, puso entre signos de interrogación los intentos de dar vuelta la página y dejar atrás las tensiones entre el kirchnerismo y Washington.

“Ayer, Estados Unidos retrocedió décadas. Volvió a las peores épocas de los años 70, avalando intervenciones militares contra gobiernos populares elegidos democráticamente”, dijo Fernández en diálogo con Radio 10. Respondió, así, al comunicado de anteayer de la Casa Blanca, en el que EE.UU. afirmó que la renuncia de Morales “preserva la democracia”.

En lo que fue una reacción sorpresiva que contrastó con los intentos de mostrar sintonía en los contactos más recientes entre el Frente de Todos y la administración republicana, el entorno del presidente electo explicó que los planes de construir un buen vínculo bilateral a partir del 10 de diciembre sigue en pie, pero advirtieron que el futuro presidente no desviará la mirada cuando haya actitudes como las de anteayer, aunque pueda generar rispideces. A puertas cerradas, en el espacio aseguraron que la postura de la Casa Blanca fue incomprensible y reiteraron que esa posición es de otros tiempos históricos y que está “lejos de lo que haría cualquier jurista o demócrata”.

Pese a los cuestionamientos, el presidente electo reiteró que no busca confrontar con Trump. “Quiero tener la mejor relación con Estados Unidos y eso supone poder decirnos las cosas francamente. Lo que ha pasado no está bien. Ha sido lisa y llanamente un golpe de Estado. No se puede disfrazar de otra cosa”, manifestó en la radio.

Por eso, antes de salir a criticar públicamente, Fernández se comunicó con el Departamento de Estado, para transmitirles que el comunicado había sido “muy poco feliz”.

Los dichos radiales de Fernández no fueron conversados previamente en la mesa chica del presidente electo, donde mantienen la idea de sostener una relación “de respeto” con Estados Unidos. “[Fernández] no va a pedir permiso para salir a hablar”, dijeron. Este martes el mandatario electo argentino se reunió con Juan Notaro, titular de Fonplata Banco de Desarrollo, con quien analizó la cartera de créditos de este organismo financiero multilateral, conformado por la Argentina, Bolivia, Brasil, Paraguay y Uruguay.

Hasta ahora hubo señales claras en el camino hacia la distensión del vínculo entre el kirchnerismo y EE.UU. El más importante fue la comunicación telefónica entre Trump y Fernández, el 1º de noviembre. En esa charla, el mandatario felicitó al presidente electo y le auguró que hará “un trabajo fantástico”. Además, le transmitió un gesto amigable al contarle que había “instruido” al equipo del Fondo Monetario Internacional para trabajar con él. Fernández, en tanto, le manifestó su voluntad de construir “una relación madura y cordial” entre ambos países.

Menos de una semana después, en México, Fernández se reunió con Mauricio Claver-Carone, el asesor de Trump para asuntos de la región. El director de Asuntos del Hemisferio Occidental del Consejo de Seguridad Nacional representa la visión más dura de los republicanos, que exige más presión económica a Venezuela para forzar la salida de Nicolás Maduro. Fernández no comparte la idea y prefiere mantenerse en una postura neutra, como México.

Share This